26-Fin de año

❝Sabes, Yu Hao, con mi antiguo temperamento, nunca fui alguien que considerara los sentimientos de los demás...❞.

[Da clic aquí para ver un Fanart de Kaikai.]

—¿Qué estás haciendo? —Una voz familiar sonó. El café había sido salpicado por toda la cabeza de Yu Hao y se veía absolutamente miserable. Cuando miró, se dio cuenta de que era Chen Yekai.

No sabía cuándo Chen Yekai había llegado al café. De repente gritó—: ¡¿Estás buscando una pelea?!

Con este rugido de Chen Yekai, el hombre de mediana edad se asustó instantáneamente. Cada vez que su maestro, Chen Yekai, se volvía feroz, sería extremadamente imponente. Él le había gritado a Yu Hao antes, pero parecía aún más aterrador hoy. Yu Hao le temía a Zhou Sheng, pero tenía aún más miedo de Chen Yekai, porque Zhou Sheng te lanzaría un puño a la cara en el momento en que se enojara, sin tiempo para que reaccionaras antes de que el puñetazo se conectara. Pero cuando Chen Yekai se enojaba, destruiría las defensas psicológicas de la otra parte.

—Paga. —Chen Yekai señaló el piso cubierto de café—, Tú, basura.

Ese cliente luchó por respirar mientras miraba a Chen Yekai. Chen Yekai llevaba una chaqueta de traje casual y parecía un rico de segunda generación irrazonable. El cliente instantáneamente se volvió manso y sólo miró a Chen Yekai.

—¡¿Te atreves a evitar el pago?! ¡¿Crees que Laozi no te mataría a golpes aquí mismo?! —La voz de Chen Yekai sonaba como un trueno mientras ejercía el 80% de sus habilidades de grito en el teatro de conferencias. Yu Hao se sentía como si las ventanas francesas en el café de flores estuvieran a punto de ser destruidas por un huracán.

Ese cliente no dijo ni una palabra más mientras abría su aplicación WeChat en su teléfono para pagar. El empleado encargado de cobrar el pago escaneó su código y dijo —: Cuatro tazas de café de vainilla.

El cliente ya ni siquiera quería los cafés, y se fue rápidamente.

Su entorno se quedó en silencio. Yu Hao fue a buscar una toalla de papel para limpiarse la cara. El empleado dijo—: El siguiente, por favor.

Chen Yekai dejó el mostrador de café como si nada hubiera pasado. Yu Hao le susurró al empleado—: Voy a limpiar el desorden.

—Ha sido duro para ti. —El empleado era un hombre mayor que acababa de entrar en la fuerza de trabajo. Le dio unas palmaditas en el cabello a Yu Hao que estaba empapado en café.

Mientras Yu Hao limpiaba el mostrador de café, miró hacia donde Chen Yekai estaba sentado. ¿Cuándo vino? Había estado recibiendo órdenes todo el día de hoy, así que no se había fijado en él. Yu Hao había sufrido de muchos contratiempos de este tipo antes que lo hacían sentir como si estuviera luchando a través de mares tormentosos. Cuando entregaba comida para llevar en el pasado, algunas personas incluso le cerraban la puerta en la cara, pero siempre estaría bien una vez que se había establecido. No todos los clientes son así, y había más gente buena en este mundo que malas.

Chen Yekai estaba actualmente tomando café y conversando con otra mujer que Yu Hao reconoció. Fue la esposa del profesor Lin Xun, «Liang Laoshi» Liang Jinmin, quien fue presentada durante la actuación de la universidad. Liang Jinmin llevaba un par de gafas de sol hoy, y estaba hablando con Chen Yekai en la esquina en voz baja. Chen Yekai la escuchaba en silencio con una expresión severa en su rostro.

Para encontrarse con Chen Yekai en el café después de las 8 de la noche y usar gafas de sol — ¿Era anteriormente una estrella de cine? ¿Tenía miedo de ser reconocida? Yu Hao los miró unas cuantas veces más. Liang Jinmin sólo se quedó en el café por un corto tiempo más antes de levantarse y marcharse.

Cuando era cerca de las 9 de la noche, Yu Hao estaba limpiando el suelo mientras se arrodillaba sobre una rodilla. Chen Yekai se acercó y le dijo sobre el mostrador de café—: No trabajes más, vamos.

Yu Hao levantó la vista y sonrió—: Tengo que trabajar.

—Voy a encontrar un trabajo para ti. —Chen Yekai dijo—: Tampoco puedes seguir así, ¿dónde encontrarás el tiempo para estudiar?

Apenas quedaban clientes en el café. Yu Hao se puso de pie. Se sintió un poco mareado después de arrodillarse durante tanto tiempo, así que se apoyó en el mostrador de café por un tiempo. Chen Yekai dijo—: ¿Has comido? Ve y cámbiate, te llevaré a comer.

Yu Hao dijo obstinadamente—: Necesito terminar por hoy mi trabajo.

No rechazó a Chen Yekai porque temía que se enojara, pero tampoco se lo prometió. Él sentía como Chen Yekai parecía estar de muy mal humor. Aunque tenía una expresión serena en su rostro, el aire a su alrededor parecía haberse congelado. Después de ser rechazado, Chen Yekai se acercó a un lado y se sentó de nuevo.

Yu Hao hizo una taza de café y consiguió que el empleado se lo pasara. A las 9:40 de la noche, los dos comenzaron a revisar el inventario para prepararse para el cierre. El empleado le preguntó—: ¿Volverás mañana?

—Por supuesto —respondió Yu Hao.

—¿Tú familia? —El empleado hizo señas hacia Chen Yekai mientras él preguntaba.

Yu Hao agitó la mano y no quiso hablar más. Se desató su delantal, se cambió de ropa, y para cuando las luces estaban apagadas, Chen Yekai todavía estaba sentado solo en una esquina. En lugar de mirar su teléfono, estaba perdido silenciosamente en sus pensamientos.

—¡Hola! —Yu Hao sonrió—: Vamos.

Yu Hao empacó dos cajas de ensaladas y le pasó una a Chen Yekai—: Yo mismo hice esto, pruébalo.

Chen Yekai no dijo ni una sola palabra mientras traía a Yu Hao abajo. Yu Hao dijo—: La salida está por aquí.

Chen Yekai sacó las llaves de su coche y las presionó. Las luces de un BMW se encendieron.

Yu Hao—: ……

Chen Yekai permaneció en silencio todo el tiempo. Yu Hao continuó—: Cuando trabajé en el pasado, tuve que lidiar con muchos más problemas que hoy. No es mucho.

Había una botella de perfume rojo claro delante del asiento del conductor. Un pitido sonó incesantemente en el coche. Yu Hao pensó que se había roto algo, así que estaba un poco nervioso.

—Abróchate el cinturón de seguridad.

Yu Hao se abrochó el cinturón de seguridad y el pitido se detuvo.

La expresión de Chen Yekai parecía aterradoramente fría. Maniobró el volante y condujo hacia una tienda de ollas calientes las 24 horas. Yu Hao se abrochó el cinturón de seguridad y dijo—: No voy a comer. Ya he cenado, Laoshi.

Chen Yekai hizo otro giro en la intersección mientras se preparaba para conducir de regreso a la escuela. 

Yu Hao observó su expresión y preguntó—: ¿Estás de mal humor hoy?

 —En. —Chen Yekai miraba el camino por delante.

Yu Hao pensó, ¿podríamos escuchar algo de música? Estiró la mano para presionar un botón en el estéreo externo del coche, ya que quería reproducir algo de música, pero Chen Yekai  extendió la mano y lo apagó.

Yu Hao—: ……

Yu Hao sólo podía mirar por la ventana. A medida que pasó un semáforo, Yu Hao dijo—: Sólo estoy trabajando hasta finales de este mes. Después de año nuevo, estudiaré seriamente.

—He estado muy irritable durante los últimos días, no es por ti. Sin embargo, el profesor Lin me ha ayudado a obtener la aprobación de mi tema. —Chen Yekai finalmente habló—: Tendré que escribir al menos tres trabajos este año, así que necesito un asistente. Ven a ayudarme después del festival de primavera, ya no trabajes en el café.

Yu Hao sonrió—: Sólo soy un estudiante, ¿en qué puedo ayudarte?

—Cuestionarios, encuestas, muestreos, revisiones de literatura. —Chen Yekai dijo—: Hay muchas cosas que puedes hacer. Yu Hao, te va bien en los cursos de tu especialidad. Tendrás que aprender a tener más confianza en ti mismo eventualmente. ¿Por qué no crees en ti mismo?

Yu Hao—: No es que no crea en mí mismo, pero……

Chen Yekai giró el volante y dijo—: No quieres aceptar mi ayuda, ¿verdad? Consideras que me debes un favor, y si este fuera el caso, no podré pedirte ayuda de nuevo. Sabes, Yu Hao, con mi temperamento anterior, nunca fui alguien que considerara los sentimientos de otras personas.

—Lo sé —sonrió Yu Hao mientras hablaba.

Chen Yekai tenía un tono muy inflexible hoy, y su actitud cortés habitual estaba ausente, —El afable yo que ves es sólo una fachada. Sólo soy tan falso con la gente con la que no estoy muy familiarizado. Pero siempre hablaré con franqueza a mis amigos.

Yu Hao dijo—: Lo entiendo.

Chen Yekai dijo—: Así que, ven a ayudarme ba.

Yu Hao respondió—: Puedo ayudarte, pero no aceptaré tu dinero.

Chen Yekai se sobresalto, luego comenzó a reír y sacudió la cabeza impotente. El significado de Yu Hao era claro, esto no es caridad, así que no me pagues.

Chen Yekai dijo—: Muy bien, pero no necesitas darme una respuesta tan pronto. Tú debes reconsiderarlo.

Yu Hao respondió con un ‘en’. Llegaron a la universidad y el coche se detuvo fuera de los edificios de dormitorios. Yu Hao salió del auto con ambas ensaladas en sus manos. Chen Yekai dijo—: Esa es mi cena, ¿no me la estás dando?

Yu Hao pensó que Chen Yekai no quería comerla, así que inmediatamente se quedó estupefacto—: ¿No has cenado?

—Trátalo como si estuviera a dieta. —Chen Yekai señaló el asiento del pasajero haciéndole señas para que le dejará una atrás. Sólo entonces Yu Hao supo que Chen Yekai podría haber querido charlar con él cuando lo había traído a Haidilao[1]. Ahora, sólo podía volver indefenso a su dormitorio para comer su ensalada fría.

A las 10 de la noche, Zhou Sheng llamó al dormitorio y le preguntó qué comía y cómo le fue en el día. Le preocupaba que muriera de hambre en el dormitorio, ya que no había nadie que lo cuidara. Yu Hao le dijo que no había pasado mucho mientras comía su ensalada.

—¿No pasó nada? —Zhou Sheng dijo—: ¿Por qué suena tu voz apagada?

—¿Estás inspeccionando el dormitorio? —se rió Yu Hao.

Zhou Sheng dijo—: Sí, esto es una inspección.

Yu Hao dijo—: Juguemos un juego ba.

Así que Zhou Sheng colgó el teléfono. Nadie más estaba jugando esta noche, así que sólo Zhou Sheng estaba cerca para ayudar a Yu Hao a mejorar su rango. Jugaron toda la noche, durante la cual ambos no hablaron entre sí. Zhou Sheng seleccionó a un asesino, Yu Hao montó un pez y siguió detrás de Zhou Sheng. Jugaron durante más de dos horas antes de que Zhou Sheng se desconectará. Yu Hao estaba increíblemente somnoliento, así que envió un mensaje de WeChat a Zhou Sheng diciéndole que ya no iba a jugar.

Zhou Sheng no le respondió. Yu Hao se desplazó por su teléfono por un tiempo, y por alguna razón, pensó en Liang Jinmin usando gafas de sol. Entonces recordó que su profesora de formación en la escuela primaria usaría gafas de sol a plena luz del día para enseñarles de vez en cuando. Ambas tenían temperamentos similares, sin embargo, por ahora, no podía explicar por qué él pensaba así.

El dormitorio vacío estaba tranquilo. La mayoría de los estudiantes habían regresado a casa, así que sólo unos pocos dormitorios esporádicos tenían las luces encendidas. Yu Hao finalmente comenzó a sentirse solo.

Continuó trabajando en el café de flores. Yu Hao medito sobre ello; si Chen Yekai no ha cambiado de opinión después del año nuevo, realmente le gustaría convertirse en su asistente. Chen Yekai es un buen maestro, y sería capaz de impartir una gran cantidad de conocimientos que podrían ayudarlo a ampliar sus horizontes. Pero…… ¿lo trata como a su ex? Este era en realidad el punto que a Yu Hao más le preocupaba.

También temía que el cliente de ayer volviera hoy para vengarse, así que estuvo nervioso toda la tarde. No pasó nada, pero aún así podía venir por la noche……

—Dos lattes calientes. —Todo el cuerpo de Zhou Sheng se había inclinado tanto que casi cruza el mostrador del cajero.

Con una fuerte exclamación, Yu Hao estalló en risas y dijo—: ¿Por qué estás…… no te fuiste a casa?

Zhou Sheng dijo—: ¡Dos lattes calientes!

Yu Hao tomó rápidamente la orden de Zhou Sheng. Sacó su teléfono para escanear el código de su propio WeChat, pero Zhou Sheng le quitó su teléfono bruscamente y dijo—: Escanea el mío.

Yu Hao tuvo que escanear el de Zhou Sheng al final. La pantalla del teléfono de Zhou Sheng estaba agrietada. Cuando vio que alguien más había venido, Zhou Sheng dijo—: Una taza es para ti, yo beberé solo. —Mientras hablaba, tomó la taza caliente de café y caminó hacia las ventanas francesas para mirar su teléfono.

Cuando se dio la vuelta, Yu Hao vio algunos rasguños en el cuello de Zhou Sheng, —¿Qué pasó?

Zhou Sheng agitó la mano y se acercó para sentarse. Usó su teléfono con una pantalla agrietada para jugar a «Glory». Yu Hao vio el equipaje junto al asiento de Zhou Sheng y pensó, ¿qué está pasando?

A lo largo del día, aparte de ir al baño y almorzar y cenar, era como si Zhou Sheng estuviera soldado a su asiento. Fue sólo cuando Yu Hao salió del trabajo que Zhou Sheng dijo—: Vamos ba, de vuelta a nuestro dormitorio.

Yu Hao tomó el último autobús y preguntó, todavía asombrado—: ¿Por qué volviste?

Zhou Sheng dijo con una cara de disgusto—: No quería quedarme en casa, me metí en una pelea en el momento en que regresé.

Yu Hao tenía una idea vaga de lo que había sucedido, y continuó—: ¿Qué le pasó a tu cuello? Déjame echar un vistazo.

—Mi mamá lo rasguño. —Zhou Sheng dejó que Yu Hao lo mirara por un tiempo antes de levantarse el cuello—, No lo mires más.

—……

—Hay yodo en el dormitorio.

—Lo sé, lo traje de vuelta la última vez para tus pies.

Yu Hao—: Eso……

Zhou Sheng regresó al dormitorio y se quitó la camisa. Ahora estaba con el pecho desnudo, lo que expuso los músculos magros de su hombro y espalda. Tenía una silueta sexy, hombros anchos y una cintura estrecha, y su temperatura corporal abrasadora casi se podía sentir a través del aire. Yu Hao se sonrojó mientras le aplicaba yodo en la nuca, y pensó que era una suerte que Zhou Sheng no pudiera ver su expresión en este momento.

—¿Por qué terminaste peleando con tu madre?

Zhou Sheng dijo—: Tuve que cocinar para ella cuando regresé, e incluso me regañó a mí también, así que ¿qué más podíamos hacer sino pelear?

Cuando Zhou Sheng se fue a casa, su madre quería mirar su tarjeta de calificaciones, así que Zhou Sheng le dijo que lo había aprobado todo. Pero ella insistió en verla, así que Zhou Sheng tuvo que conectarse para encontrarla para ella. Sin embargo, la red del campus siempre ha sido pésima, y siempre había mucha gente comprobando sus resultados al final del año, por lo que estaba a punto de ser lisiado. La madre de Zhou Sheng esperó mucho tiempo y terminó sospechando que le estaba mintiendo al encontrar un sitio web 404 como un impedimento, por lo que la pareja madre e hijo comenzó a discutir. A las 4 de la mañana, Zhou Sheng finalmente logró abrir la página web y se acercó a despertarla, para que pudiera verla con sus propios ojos……

Yu Hao pensó, ¿no puedes comunicarte adecuadamente con tu madre?

Entonces la madre de Zhou Sheng comenzó a llorar, durante lo cual incluso había hablado sobre el padre de Zhou Sheng. Después de que se separaron en malos términos, Zhou Sheng holgazaneo en su casa durante todo el día. Su madre era una persona muy controladora, y cuando lo vio en su teléfono todo el tiempo después de que ella llegó a casa del trabajo, se metió en otra disputa. Mamá Zhou luego agarró su teléfono y lo tiró al suelo…

Después, comenzaron a pelear. Zhou Sheng empujó a su madre lejos, y ella le había rasguñado el cuello.

En ese momento, Zhou Sheng estaba subiendo de rango con Yu Hao en el juego, y se había desconectado después de que jugaran por un tiempo. Yu Hao inmediatamente dijo—: Todo es culpa mía.

—¡No tiene nada que ver contigo! —Zhou Sheng dijo irritado—: ¿No puedes ser tan cobarde todo el tiempo? ¡Cuándo vi a alguien salpicar café sobre ti, el pulmón de Laozi casi explota de rabia por tu culpa! ¡Me llevó mucho tiempo superarlo!

—¿Ah? —Yu Hao dijo—: ¿Cómo te enteraste de eso?

Zhou Sheng le pasó su teléfono con una pantalla agrietada, —Está por todo Weibo.

Yu Hao echó un vistazo a su teléfono. Afortunadamente, no hubo muchos reenvios. Él pensó que debía haber sido grabado por un cliente en la escena, y los vecinos habían avivado las llamas. Cuando se enteró de su discusión, Yu Hao se había sentido realmente culpable, pero no pudo evitar sentirse un poco feliz de que Zhou Sheng hubiera regresado al dormitorio.

—Tu ira se disipará después de unos días, y luego regresarás otra vez ba.

—No voy a volver. —Zhou Sheng dijo—: Ve y sé su hijo. Una persona trastornada y un cobarde, definitivamente le gustarás mucho.

Yu Hao—: ……

Zhou Sheng se dio la vuelta en la cama. Yu Hao rápidamente lo acolcho con una toalla. Zhou Sheng se acostó correctamente, luego Yu Hao también se subió a su cama. Yu Hao estaba acostado boca abajo, mientras Zhou Sheng se acostaba boca arriba, así que se enfrentaban.

—Esta es tu primera vez solo, celebrando el año nuevo ba —dijo Zhou Sheng.

En, sí. —Yu Hao miró a Zhou Sheng. Zhou Sheng tiene un puente nasal muy prominente, y pudo ver el contorno de sus rasgos faciales a través de las barandillas de la cama. Pero esa sensación parecía un poco desconocida.

Yu Hao pensó que él se había vuelto insensible por estar solo hace mucho tiempo, pero no fue hasta el año nuevo cuando se dio cuenta de que no tenía casa, ni más parientes. Por lo tanto, todavía más o menos se sentía un poco solo.

—Vuelve ba. —Yu Hao dijo—: ¿Cómo podría tu madre celebrar el año nuevo sola?

—Ella consiguió un novio. —Zhou Sheng respondió casualmente y entró en Glory—, Cuando veas a Kaikai y Liqun más tarde, no les digas que regresé.

Yu Hao dijo—: ¿Entonces ve a la casa de tu padre?

Zhou Sheng—: Mi papá ya se ha vuelto a casar. Entra, te traeré a empujar la pagoda hacia abajo.

Después de que terminaron dos rondas, Zhou Sheng de repente pensó en algo y preguntó—: ¿De qué querías hablarme el otro día?

Yu Hao reflexionó sobre ello por un tiempo antes de responder—: No mucho. Duerme ba, necesito trabajar mañana.

Ellos apagaron las luces. Dentro de la oscuridad tranquila, Zhou Sheng de repente dijo—: Buenas noches.

—Buenas noches. —Yu Hao sonrió. Esta fue la primera noche que pasó con Zhou Sheng después de mudarse a este dormitorio. No quería pensar en muchas cosas, y tampoco se atrevió a pensar en ellas. Pero en esta noche, su vida parecía estar llena de luces intermitentes de diferentes tamaños.

—Las estrellas fluorescentes que pegaste en el techo son tan hermosas. —Zhou Sheng miró hacia arriba y examinó la decoración que Yu Hao había puesto para su dormitorio hace unos días, y luego continuó—: Viviendo como una niña, eres tan romántico.

Yu Hao no lo oyó, ya se había quedado dormido.

A partir de ese día, Yu Hao continuó trabajando todos los días. Mientras tanto, Zhou Sheng dormía en su dormitorio hasta las 2 de la tarde, luego iba al café de flores a buscar a Yu Hao, o encontró un lugar al azar cerca de Wanda para navegar por internet. Siempre estaba a tiempo para recoger a Yu Hao después del trabajo. A medida que se acercaba el año nuevo, el número de clientes comenzó a disminuir. En el último día, Yu Hao recibió su salario, e inesperadamente, su jefe incluso había añadido un paquete rojo, por lo que todo sumó hasta 3,000 yuanes. Los ojos de Yu Hao inmediatamente comenzaron a rebosar con lágrimas de emoción.

—Tu novio está a punto de llegar. —El empleado dijo—: Puedes irte primero ba.

Yu Hao estaba estallando de alegría mientras contaba su dinero, pero cuando oyó esas palabras se apresuró a corregirlo. El hermano empleado dijo—: ¿Todavía lo niegas?

—¿Por qué demonios dices eso? —Yu Hao todavía estaba inmerso en su dinero, su mente estaba llena de pensamientos sobre el dinero—, Y si ibas a decir eso, entonces debería ser el tipo de ese día…… el que parece más un CEO dominante, ¿verdad?

—Cuando lo viste el otro día, tus ojos se iluminaron inmediatamente. —El hermano empleado bajó la cabeza mientras lavaba las tazas de café, luego las colgó y sonrió—: Era exactamente la misma expresión en la cara de mi novia cuando la recojo del trabajo.

Yu Hao pensó, ¿qué clase de mirada sería esa? Pero casualmente, Zhou Sheng había venido a recogerlo, y asintió con la cabeza al pequeño hermano empleado. El hermanito dijo—: Cuando estés libre, llévame a subir de rango  también.

Zhou Sheng hizo un gesto de ‘ok’, y luego se llevó a Yu Hao.

Yu Hao—: ¿Qué compraste?

—Coplas del festival de primavera, ‘He’ y ‘Fu[2] —dijo Zhou Sheng indiferentemente—, para pegar en nuestro dormitorio.

Yu Hao estaba eligiendo algunas verduras en el supermercado, mientras que Zhou Sheng empujaba el carro de la compra. Yu Hao colocó la carne y las verduras en el carro, y los dos parecían una pareja joven que iba de compras para celebrar el año nuevo. Había estado a 0 grados durante los últimos días, por lo que si la carne y las verduras se sellaban correctamente y se colocaban en algún lugar sin luz solar, se podían conservar durante bastantes días.

Zhou Sheng—: Compra un poco más, vamos a comer olla caliente esta noche.

Yu Hao—: Sólo necesitamos comprar lo suficiente para mi porción, te vas a casa para el año nuevo.

Zhou Sheng—: No.

Yu Hao—: Tu madre no debe haber tenido la intención de discutir contigo.

Zhou Sheng advirtió—: Si hablamos de esto de nuevo, entonces ya no necesitamos celebrar el año nuevo. ¿Vas a impedir que me quede en el dormitorio? Bien, voy a dormir debajo de un puente entonces.

Yu Hao sabe que Zhou Sheng es un tigre de papel que quiere volver a casa para el año nuevo, sin embargo, no tenía una forma de hacerlo mientras todavía mantiene la cara. Aunque realmente quería celebrar el año nuevo con Zhou Sheng, esperaba con más fuerza que Zhou Sheng pudiera celebrar este año nuevo felizmente.

Yu Hao y Zhou Sheng discutieron como una joven pareja de nuevo en el metro. Con un sentimiento parecido al momento previo a una lluvia inminente, Yu Hao sintió una sensación de nerviosismo como si hubiera levantado el puño y estuviera ansioso por tratar de encontrar una grieta en la defensa de Zhou Sheng.

—Ni siquiera tengo la oportunidad de pasar el año nuevo con mi madre. —Yu Hao hizo este movimiento.

—Bien, entonces ve y sé su hijo. —La defensa de Zhou Sheng era hermética.

Después de que regresaron al dormitorio, Zhou Sheng guardó silencio mientras pegaba las coplas fuera de su dormitorio. Yu Hao fue a pegar ‘Fu’, y cuando se acercó, vio que Zhou Sheng estaba clasificando en secreto algunos paquetes rojos. En ese momento, sonó el teléfono de Zhou Sheng. Zhou Sheng sólo le echa un breve vistazo antes de colgar. Sonó de nuevo, y colgó de nuevo, luego apagó su teléfono.

Yu Hao pensó: «¿de qué sirve apagar el teléfono? Va a terminar llamando al dormitorio de todos modos».

Hoy iban a empezar a comer olla caliente. Zhou Sheng bajó las escaleras, y la llamada llegó como se esperaba. Yu Hao pensó que era profundamente divertido y fue a recoger la llamada. Era la madre de Zhou Sheng, como era de esperar.

—¿Dónde está Zhou Sheng?

Yu Hao dijo—: ¿Bajó a comprar cigarrillos, le pediré que le llame más tarde?

Yu Hao movió una silla afuera y se sentó en la puerta. Cuando la persona de la otra línea oyó eso, dijo—: ¿Yu Hao? ¿Eres Yu Hao? ¡Oh, Hola, hola!

Sonaba muy entusiasta, y no parecía una mujer que rasguñaría el cuello a su propio hijo en absoluto. Ella también era muy educada y seguía diciendo que había causado problemas a Yu Hao, pero Yu Hao modestamente se negó y explicó que Zhou Sheng era quien siempre lo cuidaba. La madre de Zhou Sheng no sabía lo que le había pasado a Yu Hao. Preguntó por su registro familiar, y luego le preguntó si tenía novia, que hacía su familia y cómo eran sus calificaciones.

Yu Hao respondió a todas sus preguntas una por una, y pensó, probablemente quiere que ayude a persuadir a su hijo para que se fuera a casa…… y como era de esperar, después de que charlaron por un tiempo, mamá Zhou comenzó a ahogar sus sollozos mientras se disculpaba con Yu Hao. Ella dijo que había estado muy irritable y molesta recientemente, así que regañó a Zhou Sheng un par de veces y terminaron discutiendo.

—Tía sabe que ella estaba equivocada…… él no responde a mis mensajes ni recoge ninguna de mis llamadas ahora…

—¿Qué tan molesto debe ser para ustedes dos pasar el año nuevo solos fuera? Zhou Sheng nunca ha pasado el año nuevo afuera antes. —Mamá Zhou dijo—: Ya he preparado todos los comestibles en casa, y ahora estoy esperando a que vuelva. Yu Hao, ¿puedes ayudarme a hablar con Zhou Sheng, y decirle que también le he comprado ropa nueva? ¿No sería bueno que los dos volvieran? Tráelo de vuelta para el año nuevo, ¿lo harás?

•Notas de traducción:
[1]Haidilaoalgún restaurante de olla caliente súper exclusivo.
[2]Estas son sólo cosas que pegas en tu casa durante el Año Nuevo, “He” – paz, “Fu” – prosperidad —la fuente amarilla en la foto—, coplas son las largas líneas de poesía en la foto.

Anterior | Índice | Siguiente

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s