27-Ir a casa

❝¡Dormiste durante 18 horas! Pensé que habías muerto por exceso de trabajo!❞.

[Da clic aquí para ver el vídeo completo.]

Cuando Zhou Sheng regresó, encontró a Yu Hao al teléfono con su madre y casi explotó. Yu Hao era perspicaz y hábil, así que protegió instantáneamente el cable del teléfono. Mientras tanto, la madre de Zhou Sheng continuó ahogando sus sollozos en el otro extremo mientras hablaba de cómo sólo tenía un hijo y así sucesivamente. Ella le rogó a Yu Hao, suplicándole que instará a Zhou Sheng a regresar, y también insistió en que Yu Hao debía regresar con él.

—Bi…… en…… está bien…… —Yu Hao y Zhou Sheng estaban peleando por el cable del teléfono, pero Yu Hao no era el oponente de Zhou Sheng en absoluto. Zhou Sheng le torció el brazo y lo presionó sobre la mesa, mientras Yu Hao giraba la cabeza y hablaba por teléfono—, ¡Tía, primero colgaré bien!

Zhou Sheng arrancó con éxito el cable del teléfono. Todavía estaba presionando a Yu Hao hacia abajo; Yu Hao se dio la vuelta para sonreírle, así que tuvo que soltarlo.

 —Prométeme una cosa —dijo Yu Hao.

 Zhou Sheng—: No.

Yu Hao—: ¡Ni siquiera lo he dicho todavía!

Zhou Sheng—: ¡Quieres que me vaya a casa!

Yu Hao—: ¿Y si no es eso?

Zhou Sheng admitió—: Bien, te lo prometo siempre y cuando no me pidas que me vaya a casa.

A la hora de la cena, Yu Hao lavó las verduras y cortó la carne mientras Zhou Sheng yacía en su cama jugando con su teléfono. Ambos tenían olla caliente para la cena. Yu Hao se desplazó a través de su teléfono mientras recogía la carne y las verduras para Zhou Sheng, por lo que Zhou Sheng comió tranquilamente. Después de que terminaron, Zhou Sheng lavó los platos. Yu Hao abrió su bolsa y empacó la ropa de ambos dentro de ella. Zhou Sheng se limpió las manos antes de caminar. Yu Hao llevaba su bolso y Zhou Sheng preguntó—: ¿Adónde vas?

Yu Hao—: Iré de vacaciones para celebrar el Año Nuevo.

 Zhou Sheng—: ……

Yu Hao—: Envíame a la estación de tren ba, me lo prometiste.

Zhou Sheng se dio cuenta de que Yu Hao quería obligarlo a irse a casa, así que dijo—: ¡No voy a ir!

—Vas a volver a tus palabras, me voy. —Yu Hao le dijo a Zhou Sheng—: Adiós.

La expresión de Zhou Sheng fue una vista espectacular, dijo—: ¡No trates de mentirme! ¿No vas a caminar por ahí afuera? ¿Crees que soy un tonto?

 Yu Hao dijo—: Realmente me voy de vacaciones. Terminé todo mi trabajo hoy, ¿no te lo dije antes? Feliz Año Nuevo.

Yu Hao cerró la puerta, y luego se fue así.

Zhou Sheng estaba siendo completamente conducido por la nariz por Yu Hao, por lo que sólo podía agarrar su chaqueta y con ambas manos metidas en sus bolsillos, seguirlo rápidamente.

Yu Hao subió al tren, al igual que Zhou Sheng. Los dos estaban en vagones de tren adyacentes; Yu Hao vio a Zhou Sheng, y Zhou Sheng también pudo verlo. Zhou Sheng estaba poniendo una cara larga. Yu Hao lo vio desde el otro lado del vagón vacío, y su mirada llevaba un toque de risa en ella.

La cara de Zhou Sheng mostraba su disgusto descaradamente. Había seguido a Yu Hao hasta la estación de tren, y cuando lo vio tomar su boleto, se dio cuenta de que realmente se iba. Él dijo—: ¡¿Realmente te vas de vacaciones?!

Yu Hao se quitó los auriculares y dijo—: Sí.

—Entonces, ¿qué hay de mi? —Zhou Sheng estalló—: ¡¿Me estás dejando atrás para celebrar el año nuevo en nuestro dormitorio solo?!

—Vete a casa. —Yu Hao dijo seriamente—: Escúchame y vuelve ba. Ella es tu madre, ¿por qué los dos se torturan así?

Zhou Sheng finalmente perdió ante Yu Hao. Sólo podía decir tristemente—: Espérame un rato. —Y mientras hablaba, se fue.

Yu Hao esperó en la fila y tomó su boleto, y poco después, Zhou Sheng llevaba una caja de cuellos de pato. Parecía como si hubiera aceptado esta realidad, y sabía que Yu Hao estaba haciendo esto por su bien, así que dijo—: Mantén tu teléfono encendido.

—Para volver. —Yu Hao le pasó el boleto de tren y la tarjeta de identificación a Zhou Sheng. Había comprado dos boletos para el viaje de regreso a la casa de Zhou Sheng.

—¿Tú revisaste a través de mi cartera? —dijo Zhou Sheng con incredulidad.

—Lavo tu ropa interior todos los días. —Yu Hao dijo—: ¿Qué tiene de malo rebuscar en tu billetera un poco?

Mucha gente de repente giró la cabeza para mirar  y Zhou Sheng al instante se sintió avergonzado—: ¡Baja la voz!

Zhou Sheng fue engañado en un tren de vuelta a casa por Yu Hao. Se sentaron en los asientos vecinos, y la cara de Zhou Sheng no podía verse peor de lo que lo que se veía ahora.

Yu Hao le llamó a Chen Yekai y le dijo que había salido para celebrar el año nuevo. Chen Yekai le dijo a Yu Hao—: Los vi a los dos en las puertas de la universidad.

Yu Hao miró a Zhou Sheng y colgó. Zhou Sheng dijo—: No traje un cargador de teléfono……

Yu Hao—: Lo tomé. 

Zhou Sheng—: Mi ropa se está secando…

Yu Hao—: La he guardado. 

—Los comestibles que compramos hoy… 

Yu Hao—: Los he guardado todos correctamente.

Zhou Sheng y Yu Hao se miraron. Yu Hao—: ¿Jugamos un juego? 

—¡No hay señal! —Zhou Sheng decidió ignorarlo.

El tren avanzaba a paso ligero. Había muchos trabajadores migrantes en su vagón que se dirigían a casa para el año nuevo. Yu Hao dijo—: Es el año nuevo, vamos, ¡vamos a ponernos al máximo! Voy a cantar una canción para ti ba.

Zhou Sheng—: un rostro frío e indiferente.jpg[1]

Yu Hao cantó junto con la puesta en marcha del tren, —Di da, di da, di da da……

—¿Eres un despertador? —Zhou Sheng no podía soportarlo más.

—La vida es una novela de suspenso…… —Tan pronto como Yu Hao comenzó a cantar, la mitad del vagón se volvió silencioso.

El tren silbó y salió de la ciudad Ying. Las luces fluyeron en el vagón, y los ríos y montañas distantes se durmieron, como si hubieran entrado en un sueño brillante y resplandeciente.

Zhou Sheng se durmió. Su cabeza se inclino hacia los lados y se apoyó en el hombro de Yu Hao. Su ropa deportiva los cubrió a ambos y Yu Hao podía oler el calor de Zhou Sheng. Miró por la ventana a la interminable noche de invierno, las ventanas de cristal reflejaban las figuras de él y Zhou Sheng acurrucados juntos.

En esta vida, nunca se había sentido tan cerca del amor. Incluso si este sentimiento nació de una emoción anterior que habitaba en lo más profundo de su corazón, al menos en esta noche, en este tren silbando, y al lado de esta persona, este sentimiento se sentía tan real como la existencia del mundo objetivo — era tan real que no dejaba lugar a la duda.

—¡Yu Hao……! ¡Tú eres Yu Hao……!

La madre de Zhou Sheng había preparado una mesa llena de comida en casa. Ella se apresuró a llamar a Yu Hao para que comiera. Yu Hao y Zhou Sheng habían dormido durante 8 horas en el tren, por lo que quedó paralizado por la fatiga. Zhou Sheng no dijo una palabra antes de entrar en su habitación, y le dijo a Yu Hao—: ¡Entra aquí!

—Me preocupaba que Zhou Sheng no pudiera hacer un amigo en la escuela…… ¡aiyo, aiyo! ¡Hasta trajiste hojas de té! ¿Qué hojas de té son esas? Ven y toma asiento, incluso trajiste un regalo……

—Zhou Sheng dijo que tú fuiste quien le enseñó inglés. ¡Fue la primera vez en su vida que pasó el inglés! Le encanta golpear a la gente cuando no tiene nada mejor que hacer, ¿no te golpeó ba? Dame un momento, lo arreglaré para ti mientras fumo un cigarrillo, ok……

Mientras Yu Hao hacía todo lo posible para discernir lo que ella le estaba diciendo, su cabeza se desplomó mientras él estaba a punto de dormirse.

—…… durante más de diez años, fui yo quien crió a ese hijo de una octava esposa[2] con un puñado de mierda y orina[3], y todo lo que temía era que lo criaría para que se convirtiera en un lobo de ojos blancos[4] idiota……

Yu Hao realmente subestimó la habilidad de combate de mamá Zhou. 

Después de que Zhou Sheng llegó a casa, se quedó en su habitación por un tiempo, y luego abrió la puerta con fuerza con un fuerte golpe. Cuando salió, ya estaba vestido con un nuevo juego de ropa. Yu Hao se llevó un buen susto, pero mamá Zhou parecía que no lo oyó cuando tiró de la mano de Yu Hao y dijo—: En el futuro, qué chica estaría dispuesta a…… aiyo, estoy tan preocupada que me han empezado a brotar pelos blancos en mi cabeza……

Por el rabillo de sus ojos, Yu Hao vio a Zhou Sheng caminar hacia la cocina y rebuscar a través de la nevera. Sacó un poco de jugo de fruta y tragó unos cuantos bocados, luego tiró un poco de col, pollo, cerdo, chayote, etc. en la barra. Él dió golpes con un cuchillo en la tabla de cortar antes de atarse un delantal a su alrededor. 

Yu Hao—: ……

—No sé por qué estuve ciega la última vez…… —Mamá Zhou estiró el cuello para decir—: ¡El arroz aún no ha sido cocinado! —Antes de volver a Yu Hao—, Y me casara con un cabeza de manteca de cerdo que sólo sabía cocinar, ¡ai—ya!

Las comisuras de la boca de Yu Hao temblaban. Mamá Zhou continuó—: Olvídalo, lo haré ba.

—¡Incluso los perros no comerán la comida que cocinas! —Estas fueron las primeras palabras que Zhou Sheng le había dicho oficialmente a su madre después de su regreso. 

Yu Hao dijo rápidamente—: Lo ayudaré.

—¡Sólo quédate ahí y siéntate! —Zhou Sheng levantó la cabeza para decir mientras cortaba el chayote en pedazos. Yu Hao estaba tan aterrorizado que su alma se dispersó, y todo lo que podía ver era a Zhou Sheng cortando las verduras tan rápido que parecía que su cuchillo estaba volando, así que rápidamente advirtió—: ¡Cuidado, no te cortes los dedos!

—Déjalo en paz. —Mamá Zhou dijo—: Si lo corta, podemos tratarlo como un plato extra. Pequeño hermano Yu, escúchame…… 

Una hora más tarde, Zhou Sheng arrojó algunos platos sobre la mesa, se quitó el delantal y recogió un tazón de arroz y sopa para Yu Hao. Mamá Zhou todavía estaba hablando con él a un lado, —Ni siquiera aprende nada útil, ¿cuánto se puede ganar por cocinar?

Zhou Sheng echó un vistazo a Yu Hao como si preguntara: «¿Entiendes ahora?».

Yu Hao agitó la mano y continuó asintiendo con la cabeza a mamá Zhou. 

Cuatro platos y una sopa. Pollo con aceite de sésamo con cebolletas tiernas y ligeramente amarillentas, tofu frito con salsa de soja saturado en cazuela de barro, 6 rollos de camarones envueltos en col, tiras de chayote frito y un tazón de verduras encurtidas y sopa de pescado.

Yu Hao se decía a sí mismo, esta es mi primera visita, definitivamente no puedo lamer el plato más tarde……

Zhou Sheng no comió mucho antes de detenerse. Yu Hao dijo—: Cocinas tan bien, pero ¿puedes soportar la comida de nuestro comedor?

—Mientras no sea algo que cociné, todo me sabe igual —dijo Zhou Sheng casualmente. 

—Yu Hao na. —Mamá Zhou preguntó—: ¿Está Zhou Sheng cerca de alguna chica de la escuela?

Zhou Sheng dijo—: ¡Cállate! ¡Cállense todos!

Yu Hao dijo rápidamente—: Muchas chicas lo están persiguiendo.

Tsk,tsk,tsk…… —La forma del rostro de mamá Zhou cambió—: En el pasado, su papá también era, ai—yo……

Yu Hao no esperaba que sus palabras pudieran incitar a otro largo monólogo que duró media hora. Sólo había estado en la casa de Zhou Sheng por menos de 2 horas, pero su madre ya le había contado todo sobre cómo su padre la había abandonado. Incluso sabía el ángulo en el que papá Zhou sostendría una espátula de wok para golpearla.

Afortunadamente, mamá Zhou finalmente se fue después de cenar. Cuando cerró la puerta para cambiarse, Yu Hao vio un agujero en su puerta que había sido pateado. 

Zhou Sheng estaba lavando platos frente al fregadero. Después de que terminó de lavar, se los pasó a Yu Hao, luego Yu Hao usaría un paño para secarlos y ponerlos de nuevo en el estante.

—Sé honesto, ¿estás a punto de enamorarte de mí? —dijo bruscamente esto Zhou Sheng mientras lavaba los platos. 

Yu Hao respondió honestamente—: Ya estoy enamorado de ti.

Zhou Sheng parecía indefenso mientras decía—: ¡¿No pudiste haber respondido con otra cosa?! ¡Vete de aquí!

Yu Hao estalló en risas. Zhou Sheng dijo con voz sombría e irritada—: Vamos apurarnos y terminemos de celebrar el año nuevo aquí para que podamos volver ba, realmente no puedo soportarlo más. Sólo piénsalo, permaneciendo en este tipo de hogar por más de diez años mientras te acosan incesantemente hablando de mi padre, ¿serías capaz de soportarlo?

—No. —Yu Hao dijo honestamente—: Me equivoqué, será mejor que volvamos a nuestro dormitorio… 

—Olvídalo. —Zhou Sheng respondió—: Ya hemos vuelto de todos modos, ¿de qué te ríes, ah? ¿Qué es tan gracioso?

Yu Hao dijo—: ¡No lo hagas! ¡Tu madre podría volver de repente!

—¡Ella no va a volver! —Zhou Sheng estrujo a Yu Hao y quería pegarle. Lo empujó al sofá y se acostó de lado sobre él, y Yu Hao gritó cuando aterrizó sobre él. Zhou Sheng lo hizo a un lado antes de sacar algunos bocadillos y cocas de debajo de la mesa de café para que él comiera y bebiera. Luego sacó su teléfono para jugar.

—No te duermas. —Zhou Sheng vio a Yu Hao comenzar a dormitar y apagó su teléfono—: Si duermes demasiado durante el día, no podrás dormirte por la noche.

Yu Hao se acurrucó en la manta. Cuando vio la pila de bolsas de polipropileno en su balcón, preguntó—: ¿Qué es eso?

—Ropa. —Zhou Sheng dijo—: Los bienes que mi madre compró. Ella tiene su propia tienda.

Yu Hao pronunció un ‘en’. Zhou Sheng continuó, —Mi padre fue un chef de primera clase en el pasado, y un alcohólico. Se casó con una mujer rica después de su divorcio y la engañó con mucho dinero, luego se divorció de la mujer rica de nuevo y tomó el dinero para abrir un restaurante llamado «Yun Lai Chun». No sé si has comido allí antes.

Cuando Zhou Sheng dijo ese nombre, Yu Hao se quedó atónito al instante. 

—¡¿Yun Lai Chun fue abierto por tu padre?! —Yu Hao dijo con incredulidad.

En. —Zhou Sheng levantó la vista y lanzó una mirada a Yu Hao, luego respondió—: Es bastante impactante ba. Su nombre es Zhou Laichun, te traeré a comer el primer día del año nuevo.

Yu Hao había visto el nombre del padre de Zhou Sheng antes en las noticias en línea. Era una característica de los empresarios locales: ¡su restaurante tiene cadenas de tiendas en todo el país!

Yu Hao salió de su estupor cuando Zhou Sheng lo pateó. 

—Entonces, ¿por qué estás estudiando en nuestra universidad?

—Mi mamá no me permite usar el dinero de mi papá. —Zhou Sheng miró su teléfono—, o confiar en sus conexiones. Dijo que si me atrevía a estudiar en una universidad con la que mi papá contacta, saltaría desde este piso 16. Incluso se sentó en el balcón para amenazarme después del examen de ingreso a la universidad. 

Yu Hao sostuvo su frente con una mano.

Zhou Sheng concentró su atención en tocar su teléfono—: Pero, realmente no quería estudiar en la facultad de medicina que mi papá encontró para mí. Si me convirtiera en un médico con tan pésimas calificaciones, ¿no estaría dañando a la gente? Vamos a encontrar un trabajo juntos después del próximo semestre ba

Cuando Yu Hao lo oyó decir esto, casi se vuelve loco. Después de que lo pensó por un tiempo, dijo—: Mientras seas feliz.

El aire asesino alrededor de Zhou Sheng finalmente se disipó. Se apoyó en el sofá en un ángulo torcido y usó un pie para frotar la cintura de Yu Hao aquí y allá —este movimiento era completamente inconsciente— y era sólo un simple intercambio entre hombres heterosexuales mientras se pateaban entre sí. Sin embargo, Yu Hao de repente se puso duro, así que rápidamente se cubrió con la manta. 

Yu Hao—: ¿Por qué elegiste deportes?

—Me gusta hacer ejercicio. —Zhou Sheng dijo con indiferencia—: Sudar hasta el fondo hace a   mi corazón olvidar todos mis problemas, como cuando estoy nadando, corriendo o haciendo cualquier tipo de ejercicio aeróbico. Cuando mi cuerpo siente que se acerca a un punto de inflexión, siento como si estuviera volando.

Yu Hao dijo—: Eso es cierto. —Solía jugar 

 básquetbol de vez en cuando y correr por la noche también, y eso ayudó a aliviar su estrés.

—Cuando esté de mal humor, correré vueltas de 5 km. —Yu Hao dijo—: Después de correr 10 km, me sentiré mucho más relajado. 

—10 km. —Zhou Sheng prácticamente estaba girando la nariz a tal distancia.

Pero más tarde, Yu Hao estaba realmente demasiado cansado de trabajar y no podía correr más. Si siguiera corriendo 10 km después de trabajar durante 12 horas, probablemente moriría una muerte súbita. Pero también fue porque tenía mucho estrés que no podía aliviar que poco a poco se volvió más encerrado.

Conversó distraídamente con Zhou Sheng, pero realmente no pudo luchar contra su somnolencia. Zhou Sheng incluso colocó un calentador de aceite caliente junto a él, lo que lo hizo sentir muy cálido y acogedor, por lo que terminó durmiendo. Mientras estaba aturdido, oyó a Zhou Sheng decir—: Ve a la habitación a dormir, no te resfríes…… —Yu Hao respondió una vez, pero no se movió y sólo quería dar la vuelta y seguir durmiendo. Al final, sintió que fue recogido por Zhou Sheng, quien lo llevó a la habitación y lo colocó en la cama.

No sabía cuánto tiempo había pasado antes de la primera vez que se despertó. Podía sentir que Zhou Sheng había entrado en la habitación con cuidado, y estaba acostado a su lado para jugar juegos en su teléfono. Yu Hao se dio la vuelta y continuó durmiendo.

—¿Yu Hao? —La voz de Zhou Sheng sonó junto a su oreja—: ¿Estás bien?

Cuando Yu Hao abrió los ojos, el cielo exterior era brillante. 

Zhou Sheng tenía una mano en su frente mientras revisaba para ver si tenía fiebre.

Yu Hao preguntó—: ¿Qué hora es? 

—¿Eres un cerdo? —Zhou Sheng regañó—: ¡Dormiste durante 18 horas! ¡Pensé que habías muerto por exceso de trabajo!

—¡Ah! —Yu Hao dijo débilmente—: Debe ser porque he estado trabajando mucho últimamente y me he agotado… ¿Hay algo para comer? Me muero de hambre……

Zhou Sheng estaba al final de su ingenio. Yu Hao quería comprar comida para el año nuevo, pero ¿cómo podría Zhou Sheng posiblemente hacerle pagar por eso? Así que dijo—: Ayúdame a limpiar la habitación ba.

Yu Hao comenzó a ordenar la habitación de Zhou Sheng. La habitación de Zhou Sheng parecía una perrera, no podía saber cuándo Zhou Sheng la había ordenado por última vez. El propio Zhou Sheng estaba un poco avergonzado, cuando dijo—: Sabes qué, olvídalo. 

Yu Hao tomó la manta para colgarla al sol. Zhou Sheng continuó con impaciencia—: ¡Sólo nos quedamos hasta el tercero! ¿Por qué arreglas todo eso? Hazme un favor y no seas un pequeño elfo doméstico, ¿quieres? Si mi mamá te ve, no sé por cuánto tiempo me regañaría.

Yu Hao miró a Zhou Sheng y dijo—: No sé qué va a empezar a crecer en tu ropa… 

Zhou Sheng inmediatamente dijo—: ¡Está bien! ¡Hazlo! ¡No te quejes! —Luego continuó—: Debo deberles mucho a los dos, siento que he estado atado con una maldición de grilletes[5].

Yu Hao estaba de pie en el balcón. Cuando oyó las palabras ‘maldición de grilletes’, su corazón se agitó inmediatamente. Dejó de moverse y se dio la vuelta para mirar a Zhou Sheng. Mientras tanto, Zhou Sheng estaba empacando pilas de sus mangas de «Saiyuki» y «Naruto», y mientras los empacaba, de alguna manera comenzó a leerlos en su lugar.

Después de que Yu Hao terminó de limpiar las ventanas, se acostó en la cama para descansar un rato.

—La puerta de tu madre tiene un agujero en ella que se hundió hacia adentro. 

—No soy ciego, ¿crees que no puedo verlo?

—Quiero decir…… ¿quieres pegarle un «Fu» para cubrirlo?

—¿La gente pega «Fu» en el fondo de una puerta? No seas tan entrometido.

Zhou Sheng le lanzó un libro de «Naruto». Yu Hao se acostó sobre su estómago cuando comenzó a leer, y mientras leía el manga, su atención no estaba realmente en el, ya que ocasionalmente se dirigía hacia Zhou Sheng, que tenía la espalda hacía él. Zhou Sheng se reía mientras leía su manga, y sus hombros temblaban un par de veces. 

—¿Tienes hambre? —Zhou Sheng se dio la vuelta para mirar a Yu Hao. Yu Hao inmediatamente bajó la cabeza y miró su manga, pero Zhou Sheng ya se había dado cuenta de que Yu Hao lo estaba mirando en ese momento. Él giró la cabeza para mirar sus hombros y espalda—, ¿Hay algo en mi cuerpo? —Luego se acarició.

Yu Hao dijo—: Zhou Sheng, ¿recuerdas cómo dije que hay algunas cosas que quiero preguntarte?

Zhou Sheng tenía una mirada desconcertada en su rostro. Él dejó su manga y preguntó—: ¿Qué es?

Yu Hao lo pensó por un tiempo antes de decir—: ¿Qué estamos comiendo? Hablemos afuera ba.

Zhou Sheng trajo a Yu Hao a Yun Lai Chun, y Yu Hao finalmente se dio cuenta de lo que significaba ser un magnate: «la mejor habitación, las decoraciones más lujosas, oro y jade en glorioso esplendor». Cuando los dos se sentaron en el sofá de la habitación para pedir sus platos, Zhou Sheng llevaba ropa deportiva de pies a cabeza, sin embargo —se sentó como un rico de segunda generación— no parecía un poco restringido, como si este fuera el tipo de vida que se suponía que debía vivir. Yu Hao finalmente vio un lado de Zhou Sheng que rara vez aparece —pero que siempre había existido— el Zhou Sheng que tenía un aire formidable e imponente a su alrededor.

Una camarera que llevaba un cheongsam se acercó y se arrodilló en el suelo mientras les servía té. Yu Hao se apresuró a pedir a la camarera que se levantara.

Cuando Yu Hao estaba en la escuela secundaria, había trabajado durante las sesiones nocturnas de auto-estudio a espaldas de su abuela. Cuando abrió botellas de vino para la gente en un club nocturno, tuvo que arrodillarse mientras ofrecía el vino tinto a sus clientes, y era realmente insoportable para él. Además de eso, los clientes coqueteaban y le hacían proposiciones una y otra vez, por lo que sólo trabajó allí durante tres días antes de renunciar.

Yu Hao y la camarera se miraron el uno al otro, luego él sonrió disculpándose. La chica sonrió de una manera comprensiva. Cuando Yu Hao miró a Zhou Sheng de nuevo, la forma en que lo miraba había cambiado. 

Zhou Sheng tomó el menú y se lo tiró a Yu Hao, —Pide lo que quieras.

 Yun Lai Chun a menudo recibía fondos públicos tanto para comida como para bebida, pero ahora, había más sanciones de los altos mandos, por lo que había dos menús: un menú se utilizaba para su comisión de lavado de dinero, mientras que el otro menú contenía sus precios habituales. Yu Hao pensó, ¿no es este tipo de gasto demasiado exagerado? Después de mirar a través de unas pocas páginas, dijo—: Tú deberías pedir ba.

—Todo en estas tres páginas y en esta página. —Zhou Sheng habló con el encargado mientras seleccionaba tres páginas, y eligió una página adicional en el menú. Luego tiró el gran menú a un lado y tomó el menú de temporada—, Todo en este menú, todo el menú.

 Esta fue la primera vez que Yu Hao se encontró con alguien que ordenara platos diciendo «todo en esta página». Y como si eso no fuera suficiente, esta misma persona también había dicho «todo en este menú», así que se quedó sin palabras en el lugar.

•Notas de traducción:
[1]Un rostro frío e indiferente.jpg (imagen abajo.)

[2]Octava esposaBueno esto es algo difícil me costó un poco traducirlo espero se entienda. Los chinos son tan coloridos con su original lenguaje. Así que lo que dijo fue: (个斑马) gè bān mǎ, que es una onomatopeya de (个八妈) «ge ba «ba soy = ocho» ma», y básicamente sólo suena muy vicioso. Suena mezquino porque en la antigua China, había gente que se casaba con hasta ocho esposas, y esta frase significa que fuiste criado por la octava esposa «la más joven y de menor estatus».
[3]Con un puñado de mierda y orinapara soportar todo tipo de dificultades mientras se cría a alguien.
[4]Lobo de ojos blancosun ingrato desagradecido.
[5] Maldición de grilletesConjuro del aro dorado, utilizado por el monje en la novela ‘Peregrinación al Oeste’ (西游记), para mantener al Rey Mono «Sun Wukong» bajo control.

Anterior | Índice | Siguiente

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s