28-Sondeando

❝Aiyo, ¿no has oído hablar de ese dicho? Persuade a alguien para que aprenda medicina y tú serás golpeado por un rayo, persuade a alguien para que aprenda magia y tú serás cortado por diez mil cuchillos……❞.

[Da clic aquí para ver un bonito y adorable Fanart.]


Esta fue la primera vez que Yu Hao se encontró con alguien que ordenó tantos platos, así que rápidamente dijo—: No pidas tanto, será un desperdicio.

—Podemos terminarlo. —Zhou Sheng dijo—: ¿Tienes algún tipo de malentendido sobre cuánto puedo comer?

Todos se rieron de nuevo. Yu Hao dijo—: Bien, entonces, si no podemos terminar la comida podemos empacarla y traerla de vuelta. Será suficiente para comer durante varios días.

—No podemos traer nada de vuelta, si mi mamá sabe que vinimos aquí, se convertirá en una loca. —Zhou Sheng le dijo al encargado—: Trae dos tiras de madera de agar[1].

El encargado trajo dos tiras de cigarrillos que Yu Hao nunca había visto antes, luego Zhou Sheng le dijo a Yu Hao—: Ponlos todos en tu bolsa, mi mamá no hurgara en la tuya. Cuando volvamos a la universidad, podemos dárselos a los demás.

Los platos que ordenaron llenaron su enorme mesa. Zhou Sheng le sirvió una taza de té a Yu Hao y preguntó—: ¿De qué querías hablarme?

Todos los camareros salieron sensatamente, así que sólo Zhou Sheng y Yu Hao permanecieron en la habitación palaciega. El impacto de esta escena fue realmente demasiado fuerte, por lo que Yu Hao quedó atrapado en un aturdimiento durante un tiempo. Sin embargo, cuando Zhou Sheng fue quien montaba una demostración de extravagancia, no era como ir a la casa de Chen Yekai, ya que no surgió ningún sentido de inferioridad en el corazón de Yu Hao.

Tal vez fue debido a la apariencia descuidada de este tipo mientras se sentaba frente a él. Estaba en marcado contraste con esta opulenta escena, y la diferencia era tan sorprendente que parecía un poco absurda, como si el estilo de dibujo de esta escena hubiera cambiado en un instante. 

Hace unos días, todavía vivía en un documental realista sobre un estudiante empobrecido que estaba jugando en CCTV-8[2], pero en un abrir y cerrar de ojos, de repente se transmigró a un drama de ídols donde los personajes estaban disfrutando de una vida de lujo.

—No mucho —dijo al final Yu Hao. 

Zhou Sheng bajó la voz y dijo—: Te diré un secreto, Yu Hao.

Yu Hao—: …… 

Yu Hao no sabía qué esperar, así que se inclinó más de cerca. Sin embargo, Zhou Sheng dijo misteriosamente—: ¡En realidad, todo aquí hoy es totalmente falso! ¡Te estaba engañando!

—¡Mi papá no es el jefe de Yun Lai Chun! ¡Hoy pagué más de 20.000 yuanes para que todos aquí actúen conmigo! Cuando regresemos, ¡Tendrás que pagar las cuentas de mi tarjeta de crédito! ¡Vamos a lavar los platos ba!

Yu Hao inmediatamente escupió un bocado de sopa. Zhou Sheng se echó a reír y le pidió que siguiera comiendo e indicó que ya no se burlaría de él. A mitad de su comida, alguien llamó a la puerta y entró. Zhou Sheng impacientemente ahuyentó a esa persona — el que había entrado era un hombre que parecía tener unos treinta años. Después de retirarse a la puerta, dijo respetuosamente hacia ellos—: El director Zhou está fuera de la ciudad hoy.

—Elegí especialmente este momento para venir porque él está fuera. —Zhou Sheng dijo—: ¿Es extraño? —Luego le dijo a Yu Hao—, el chófer de mi papá.

—El director Zhou dijo —ese hombre continuó—, Si necesita usar el coche más tarde, por favor hágamelo saber. Me pidió que los acompañara a los dos a los grandes almacenes y comprara algo bueno para el año nuevo.

Zhou Sheng dijo—: No iremos, tengo piernas. Cierra la puerta, es tan ruidoso afuera. 

El chófer cerró la puerta con movimientos muy precisos y limpios, Yu Hao dijo—: No seas así. Eres tan educado con el personal aquí, así que ¿por qué eres tan agresivo con el chófer de tu padre?

—El frecuentemente usa su posición para intimidar al personal. —Zhou Sheng resopló con desdén—: Asco, su madre llora cuando ella dice, ‘tan malditamente asqueroso’[3]

Yu Hao sólo podía decir—: Retiró mis palabras.

Zhou Sheng dijo con preocupación—: Come un poco más, no cocinaré después de mañana. Te dejaré probar el espantoso guiso de calabaza amarga de mi madre con sopa de pescado.

Cuando Zhou Sheng vio la expresión en la cara de Yu Hao, se rió tanto que ya no podía sentarse derecho. Yu Hao dijo—: ¡Debes estar haciendo esto por venganza!

—¿Por qué me estoy vengando? —preguntó seriamente Zhou Sheng tratando de contener su risa.

—¡Por secuestrarte en casa! —Yu Hao sintió que después de que Zhou Sheng regresará, comenzó a dejarse llevar más y parecía un poco diferente de cómo era en la escuela, aunque no podía explicar cómo era diferente.

—Sólo come ba. —Zhou Sheng dijo—: ¿Quieres la bufanda Hermes que usa Kaikai? Trae a ese chófer afuera para que te compre 10 de esas.

—No hay necesidad. —dijo sin expresión Yu Hao.

—¿Tus amigos saben que tú eres…… tú eres……?

—¿El joven maestro de Yun Lai Chun? —Zhou Sheng continuó su frase por él. 

Zhou Sheng montaba su bicicleta mientras Yu Hao se sentaba en el parachoques delantero. Después de su cena, querían volver lentamente a casa para digerir su comida. Yu Hao se había llenado tanto que casi vomitó.

En.

—En la escuela secundaria, algunos sabían, y otros no. —Zhou Sheng respondió—: En la universidad, nadie lo sabe.

—¿Por qué me dijiste? —Yu Hao giró la cabeza ligeramente. Estos dos tipos grandes estaban sentados en una bicicleta, una se sentó en el parachoques delantero, mientras que el otro montó la bicicleta por lo que se pegaban demasiado cerca el uno del otro. Si Yu Hao se da la vuelta, accidentalmente besaría a Zhou Sheng. 

—No hay un ‘por qué’. —Zhou Sheng dijo—: Laozi quería hacerlo.

—¿Por qué me cuidas tanto? —preguntó Yu Hao de repente otra vez. 

Zhou Sheng—: Oye, estás agitando las cosas de nuevo. ¿Tú no seas tan cursi?

Zhou Sheng se detuvo. Apoyó su bicicleta con un pie mientras decía—: Yu Hao, ¿por qué has estado tan extraño últimamente? ¿Qué demonios quieres decir? ¿No me digas que realmente vas a confesarte a Laozi ba? ¡No soy gay, me gustan las chicas!

El corazón de Yu Hao se sacudió. A toda prisa aclaró—: ¡No! Vamos ba.

Zhou Sheng evaluó a Yu Hao con una mirada dudosa y dijo—: Oh, cierto. Yu Hao, ¿eres gay?

Yu Hao sólo podía decir—: ¡¿Cómo podría ser?! ¡A mí también me gustan las chicas!

Zhou Sheng estudió a Yu Hao y preguntó sospechosamente—: ¿En serio?

Los pensamientos de Yu Hao fueron inmediatamente reducidos a un desastre caótico. Innumerables pensamientos surgieron en su mente: Zhou Sheng era un tipo heterosexual de de principio a fin, pero en el tren, tenía la vaga sensación de que había comenzado a gustarle un poco. No importa si…… él era el «general» en su sueño.

Cuando Yu Hao fue acorralado así, entró en pánico al instante, como si todos sus planes se hubieran desmoronado sin previo aviso. 

Yu Hao se apresuró a preguntar—: ¿Alguna vez te ha gustado un chico?

—¡Nunca! —dijo con enojo Zhou Sheng. 

—No es como si hubiera dicho que te gustaban los chicos. —Yu Hao no sabía si llorar o reír—: Ser perseguido por un chico no es algo que puedas decidir.

Zhou Sheng dijo seriamente—: Nunca.

—Vamos, vamos —instó Yu Hao.

—¡Es una luz roja! —Zhou Sheng dijo—: ¿Dónde estás mirando?

Yu Hao y Zhou Sheng de repente comenzaron a reírse de nuevo. Yu Hao se rió tanto que se inclinó sobre el manubrio. Zhou Sheng tenía un pie en el pedal mientras su otro pie estaba plantado en el suelo, y después de que se rieron por un tiempo, de repente levantó la mano para frotar la cabeza de Yu Hao.

Yu Hao lo entendió. Zhou Sheng podría tratarlo como un hermano menor que necesitaba cuidar — tales tendencias protectoras eran el instinto natural de un hombre. 

—Tengo una chica que me gusta —dijo de repente Yu Hao.

—Oh. —Zhou Sheng miró los coches a ambos lados de la carretera un poco distraído—, ¿Y?

Yu Hao dijo—: No tengo agallas para confesar; Soy demasiado pobre.

Yu Hao pensó que Zhou Sheng suspiraría con tristeza o algo así, sin embargo, de repente lanzó un grito demoledor—: ¡Buen trabajo!

Yu Hao—: ……

Zhou Sheng dijo—: ¡Jura ser un perro soltero de por vida! Es genial tener esa libertad, ¿verdad? ¿Por qué sofocarnos sin razón?

Yu Hao realmente no sabía cómo evaluar el credo de la vida de Zhou Sheng en este momento, así que sólo podía decir—: Tienes razón.

Mañana sería la víspera de año nuevo. Cuando Zhou Sheng y Yu Hao regresaron a casa por la noche, vieron a mamá Zhou y a otro tipo sentados en el sofá. Zhou Sheng ni siquiera les dedico una sola mirada antes de ir a bañarse. Mamá Zhou fue a cortar algo de fruta para Yu Hao y rápidamente trató de actuar como la anfitriona genial para él, —Ven, ven, Yu Hao, siéntate aquí.

Cuando Zhou Sheng salió después de bañarse, vio a su madre tirando de la mano de Yu Hao mientras ella decía:

—…… ese viejo lobo de ojos blancos quería conseguir que el pequeño lobo de ojos blancos aprendiera medicina en ese momento……

Yu Hao lanzó a Zhou Sheng una mirada que decía ‘sálvame’.

Mamá Zhou—: Aiyo, ¿no has oído hablar de ese dicho? Persuade a alguien para que aprenda medicina y tú serás golpeado por un rayo, persuade a alguien para que aprenda magia y tú serás cortado por diez mil cuchillos……

Zhou Sheng gritó enojado—: ¡Entra en la habitación!

Yu Hao se deslizó rápidamente en la habitación, y la voz demoníaca de mamá Zhou que había irrigado  sus oídos finalmente desapareció.

Al final, Yu Hao sacó su «Volumen II de Matemáticas Superiores» y aprovechó la oportunidad cuando no estaba trabajando para estudiar.

Zhou Sheng dijo—: Este es mi territorio, ¿podrías guardar tu libro de texto?

Yu Hao dijo—: Mis matemáticas apestan demasiado, tengo que prepararme para ello con anticipación.

Zhou Sheng—: Te enseñaré. Este es mi territorio, ¡guarda tu libro de texto! Cuando lo veo sólo pienso en la madre de asco…

—Lloraría mientras ella dice —completó Yu Hao su frase por él.

—No, ella le abrió la puerta a asco. —Zhou Sheng dijo—: El asco ha entrado en mi casa.

Así que Yu Hao sólo pudo guardar su libro de texto, entonces él y Zhou Sheng se miraron. Justo en ese momento, desde la habitación adyacente vino una voz… la voz de mamá Zhou mientras gritaba……

—Lee tu libro de texto ba —dijo Zhou Sheng.

Yu Hao nunca había encontrado un acontecimiento tan mortificante en su vida antes, por lo que sólo podía decir—: Lo siento.

Zhou Sheng—: No importa, ese tipo dura 3 minutos y 40 segundos como máximo.

Yu Hao—:……

Dicho esto, 3 minutos y 40 segundos se sentían infinitamente largos en este momento. Si fuera la situación habitual, que así sea, pero después de unos segundos, las palabras pronunciadas por ese hombre eran simplemente demasiado insoportables, y su voz reverberante estaba llena de pasión que coloreaba sus palabras y su lenguaje de una manera que Yu Hao nunca podría haber imaginado. Yu Hao buscó rápidamente sus auriculares por todas partes. Zhou Sheng no podía soportarlo más. Salió y golpeó violentamente la puerta, y luego gritó furioso—: ¡Madre asquerosa! ¡Te reto a que le abras la puerta a tu maldito asco! —Luego pateó la puerta, e inmediatamente se calmaron.

Zhou Sheng volvió a su habitación y recogió su manga, y luego le dijo a Yu Hao—: Lo asusté tanto que lo disparó.

Sólo entonces Yu Hao se dio cuenta de cómo el agujero en esa puerta fue golpeado.

Cuando cayó la noche, comenzó a nevar afuera de nuevo. Zhou Sheng y Yu Hao tenían una manta sobre ellos. Zhou Sheng dormía medio desnudo. Sus brazos fueron colocados fuera de la colcha, y el brazalete que Yu Hao le había tejido estaba atado en su muñeca. El adorno de la rueda dorada en su muñeca reflejaba la luz tenue y centelleante fuera de la ventana. 

Yu Hao miró el brazalete, luego a Zhou Sheng. Zhou Sheng no roncaba.

—Zhou Sheng, ¿estás dormido? —preguntó en voz baja Yu Hao. 

Zhou Sheng dijo malhumorado—: ¿Qué es?

Yu Hao—: Nada. 

Se dio la vuelta, y su espalda se enfrentó a Zhou Sheng. Su mente estaba llena de pensamientos sobre lo que Zhou Sheng había dicho en el día, así como el general en sus sueños — vio a la persona que solía amar tanto que no podía salir de ese sentimiento de amor.

«¿No te sientes conmovido por mí protegiéndote así?».

«Sí, estoy muy conmovido».

«¿Así que no sería mejor que te gustara en lugar de esa escoria?».

«Siempre he anhelado a alguien que todavía se presentará delante de mí después de innumerables amaneceres, y me encontrara una vez más……». 

«Desafortunadamente, los sueños son sólo sueños, y sólo pueden permanecer como sueños. Cuando salga el sol, tendremos que despedirnos».

—Zhou Sheng, ¿estás dormido?

Yu Hao se dio la vuelta para ver a Zhou Sheng. No se movió. Después de un breve momento, respondió suavemente con un ‘en’.

—¿No has dormido? —preguntó de nuevo Yu Hao.

Las cejas de Zhou Sheng se surcaron ligeramente. Yu Hao dijo—: Yo…… todavía quiero hablar contigo.

Zhou Sheng abrió los ojos y explotó de impaciencia—: ¿Qué? ¡¿Yu Hao?! ¿Qué dijiste?

Yu Hao se dio cuenta de que Zhou Sheng probablemente se había quedado dormido, y que ‘en’ podría haber sido él hablando dormido. Ahora que Zhou Sheng había sido despertado por Yu Hao, parecía que su temperamento había estallado, —Nada, vuelve a dormir ba. Buenas noches.

Zhou Sheng levantó la manta y se sentó directamente, —¡Yu Hao! ¿Qué demonios quieres decir? ¡Dilo, y hazlo todo a la vez, o de lo contrario te golpearé hasta la muerte!

Mientras hablaba, Zhou Sheng extendió la mano para encender la lámpara de su dormitorio. Cuando la luz se encendió, ambos exclamaron al mismo tiempo. Incluso Zhou Sheng —el que había encendido la luz— no pudo soportarlo, así que rápidamente apagó la luz de nuevo y encendió la lámpara de mesa en su lugar.

—Habla. —Zhou Sheng agarró una camiseta de manga corta y se sentó con las piernas cruzadas en la cama. Miró a Yu Hao con enojo, y los dos se miraron por un momento antes de que Zhou Sheng dijera—: ¡Termina de decir todo lo que quieres hoy, de lo contrario los dos ya no necesitaremos dormir!

La habitación de repente cayó increíblemente en silencio, y sólo se oía el sonido de la nieve que caía fuera de la ventana. 

Yu Hao finalmente miró a los ojos de Zhou Sheng dentro de esta escena tranquila y comenzó a hablar lentamente.

«Yo existo en la luz del sol, los vientos, entre los cielos y la tierra, y también en los sueños».

Zhou Sheng—:(?)

Zhou Sheng frunció el ceño levemente—: ¿De quién es ese poema?

—Tuyo. —Era como si el corazón de Yu Hao hubiera dejado de latir—, ¿Eres el general?

La cara de Zhou Sheng estaba llena de dudas mientras decía—: ¿Qué demonios es eso? Yu Hao, ¿estás bien? ¿Acabas de tener un sueño?

Yu Hao—: Tú entraste en mi sueño antes, Zhou Sheng. Tú eres el general.

—Espera, espera, espera. —La expresión de Zhou Sheng se retorció—, ¡¿Qué demonios estás diciendo?!

—Antes de saltar por la Gran Muralla en mi sueño y caer en mi subconsciente, me hiciste retroceder. —Yu Hao dijo inquieto—: Zhou Sheng, me trajiste mientras iluminamos las balizas de fuego en mi paisaje onírico. La primera vez que viniste, me protegiste y me convenciste de no renunciar a la vida. La segunda vez que viniste, me trajiste al centro de mi paisaje onírico. La tercera vez que viniste, me ayudaste a recuperar mi tótem y restaurar mi yo anterior.

La expresión de Zhou Sheng se veía increíblemente complicada. Mientras Yu Hao vacilaba, ni siquiera él mismo sabía lo que estaba diciendo. 

—Después de eso, entraste en el sueño de Shi Ni, para salvarla y ayudarla a recuperar su tótem……

Entonces Yu Hao describió todo el proceso de su encuentro con el general en sus sueños desde el principio hasta el final a Zhou Sheng. Cuando Zhou Sheng escuchó la escandalosa historia de Yu Hao, dijo—: Oh, ¿así que hice tantas cosas en tus sueños? ¡Espera, no crees que tenga algún tipo de superpoder que pueda ayudarme a entrar en los sueños de otras personas ba! No bromees más, vamos a dormir…… 

Yu Hao dijo inquieto—: Esto es sólo mi delirio, tengo histeria, ¿verdad? Zhou Sheng, ¡estoy demasiado confundido!

Zhou Sheng miró a Yu Hao en profunda contemplación. 

Ambos se quedaron en silencio. Zhou Sheng parecía haber tomado una decisión muy difícil, —¿Hablas en serio? ¡Eso es demasiado ridículo!

El surco entre las cejas de Yu Hao se profundizó considerablemente, —Siento que he sido un poco esquizofrénico recientemente, es muy serio…… olvídalo…… —Yu Hao se rindió y dijo—: Cuando volvamos, buscaré un psiquiatra. 

—¡Espera! —Zhou Sheng levantó la mano y dijo—: ¡No tienes histeria! Ya nos han enseñado esto antes, las principales manifestaciones de la histeria son la disociación y……

—Conversión —dijo Yu Hao.

Zhou Sheng dijo—: No tienes ningún síntoma que pertenezca a ninguno de estos dos grupos.

Yu Hao dijo inquieto—: Pero si no eres el general, entonces estoy mentalmente enfermo, ¿no?

Zhou Sheng finalmente reaccionó y explotó, —¡¿No estás cavando un hoyo para que yo salte?! ¿Me estás haciendo decidir si te envío o no a un hospital psiquiátrico?

Yu Hao aclaró rápidamente—: ¡No estoy cavando ningún hoyo! ¡Realmente sospecho que me estoy volviendo loco! Durante los últimos días, he estado pensando en ello una y otra vez. Ya ni siquiera puedo repudiar mis propias deducciones con lógica. En primer lugar, sólo puedes entrar en mi sueño después de formar una impresión de ti, por lo que mi primera impresión de ti es ‘hombre de hierro’, porque el evento para el que estabas entrenando fue el «Triatlón Iron Man». Por eso apareciste en mi sueño como un «hombre de Hierro».

Zhou Sheng se sostuvo su frente, —¡Te había visto inadvertidamente comprar algunas cosas en la tienda cerca de la puerta trasera de nuestra universidad, y cuando abriste tu bolsa, había un paquete de carbón dentro!

Yu Hao dijo un poco distraído—: Así que me pediste un encendedor, para ver si tenía uno para confirmar tu especulación, ¿verdad?

Zhou Sheng admitió—: Sí, así es. Déjame preguntarte, en ese momento, ¿todavía poseías la voluntad de vivir? ¿Esperabas que alguien te salvara? ¿Y esa persona podría haber sido yo? Porque sólo yo podría saber tu paradero, ¿verdad?

Yu Hao respondió—: Sí, en mi corazón, todavía tenía ese último deseo de vivir. En mi subconsciente, tenía la esperanza de que te dieras cuenta de que algo estaba mal, y que vinieras a salvar mi vida…… 

Zhou Sheng dijo—: ¡Así es! Por eso tuviste ese extraño sueño, es muy normal. Me sorprende que recordarás tanto. Duerme ba, no pienses tanto en ello.

•Notas de traducción:
[1] Tiras de madera de agarbueno aquí esto fue algo Ziryuu-san buscó en Google y aparentemente un paquete cuesta alrededor de 200/400 yuanes, que vendría siendo algo así como 30/70 dólares americanos. Además de que Zhou Sheng no pidió 2 paquetes sino 2 tiras… Son cigarrillos de madera de agar (de ahí el nombre). OMG justo en la pobreza… Zhou Sheng nos hace alarde de su riqueza (ノಠ益ಠ)ノ

[2]CCTV-8es el canal de televisión de la Red CCTV en la República Popular China.
[3]Esto se supone que es una broma, pero básicamente está diciendo que el chofer es un asqueroso LOL. «Asco» es tratado como una persona en esta broma, es básicamente una metáfora.

Anterior | Índice | Siguiente

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s