31-Año Nuevo

«Feliz Año Nuevo».

—No quise decir nada más —dijo Zhou Sheng.

Por lo general, «no significaba nada más» significaba que «sí significaba algo más».  Yu Hao sonrió y cambió a otro canal. Todavía estaban transmitiendo la «Gala del festival de primavera».

—Entiendo. —Yu Hao pensó: «el que ató la campana debe ser el que se la quité[1]»—, déjame quitarte el anillo dorado ba. Quiero tener una cita, simplemente no he encontrado a alguien adecuado. —Mientras hablaba, miró a Zhou Sheng.

Zhou Sheng se acurrucó en la manta y de repente preguntó—: ¿Por qué Kaikai te llamó esta tarde?

Yu Hao no sabía por qué Zhou Sheng preguntaba esto. De hecho, se dio cuenta de que tan pronto como él y Chen Yekai se acercaran, Zhou Sheng de repente prestaría  mucha atención.

—¿Probablemente estaba preocupado de que algo pudiera pasar si yo estuviera solo afuera ba? —Yu Hao no le dijo a Zhou Sheng sobre la foto—: Fue un saludo normal. ¿Tal vez él le regaló una llamada a todos? 

—No me llamó —dijo Zhou Sheng de manera uniforme.

Yu Hao—:Ya que estamos juntos.

Zhou Sheng le hizo un gesto a su teléfono—: ¿Quieres preguntar si le llamó al grandulón? Tú puedes desearle un feliz año nuevo de paso.

A veces, Yu Hao sentía que la percepción de Zhou Sheng podía describirse con la palabra «aterrador». Pero en el momento siguiente, Zhou Sheng fue aún más increíble, ya que captó con precisión el tren de pensamiento de Yu Hao, —Lo aprendí de mi mamá. Cuando investigaba a mi papá para ver si estaba teniendo una aventura, eso es lo que llamas no perder una sola pista.

Yu Hao pensó que también podría preguntar—: ¿Entonces por qué crees que me llamó?

En realidad, Yu Hao había sentido vagamente que Chen Yekai lo trataba de manera diferente a los otros estudiantes, y había adivinado la razón por la foto:

«Chen Yekai estaba tratando a Yu Hao como a su ex».

—Debido a que el accidente automovilístico del profesor Lin lo hizo sentir que cualquier cosa podría pasar en la vida. —Zhou Sheng dijo con voz cansada—: Tal vez se suponía que él también debía estar en ese auto. Después de que él se enteró del accidente, no pudo evitar llamar a las personas que son importantes para él.

Esta vez, Yu Hao se arrodilló ante Zhou Sheng de principio a fin. Puede que tontee mucho, pero cuando se pone serio, se convierte en ese «General» en su paisaje onírico.

—¿Y después de eso? —preguntó Yu Hao.

Zhou Sheng entrecerró los ojos y escudriñó a Yu Hao, —creo que él está un poco interesado en ti, es sólo que tiene miedo de decirlo directamente. Él tiene el corazón de un ladrón[2], pero no las agallas de un ladrón.

Yu Hao no respondió y simplemente vió la televisión.

Después de tanto presagio, Zhou Sheng finalmente llegó al punto—: Si vas a buscar un novio, es mejor que no lo consideres.

Yu Hao—: ¿Por qué?

Zhou Sheng—: No me gusta.

Yu Hao se burló—: Pero si realmente termina gustándome, no es que pueda hacer nada al respecto. Piénsalo, si encontraras una novia y te dijera que no me gusta, ¿Romperías con ella?

Zhou Sheng dijo como si fuera natural—: Voy a romper ah, tú eres el que es más importante, por supuesto.

Yu Hao—:……

Cuando Yu Hao oyó eso, sólo tuvo un pensamiento: «vale la pena».

Pero él todavía obstinadamente dijo—: Sólo estás diciendo eso, sabes que es imposible para mí forzarte a romper.

Zhou Sheng dijo—: ¿No me digas que realmente te gusta él ba?

Yu Hao dijo—: ¿Qué pasa si realmente lo hace? ¿Crees que me gusta? En realidad, yo no, siempre he……

Yu Hao lo pensó una y otra vez, y de repente pensó en una buena idea y finalmente se decidió—: Siempre he pensado que él era el General.

Zhou Sheng—:……

Yu Hao dijo—: Así que yo……

La expresión de Zhou Sheng se convirtió instantáneamente en una vista extremadamente espectacular. Yu Hao pensó que con esto, el anillo dorado de Zhou Sheng finalmente sería eliminado. No sabía si el tótem que le dio aún estaría alrededor.

Zhou Sheng—: ¿En serio?

La expresión de Zhou Sheng cambió ligeramente. Yu Hao podía sentir que parecía enojado, sin embargo, se preparó él mismo para decir—: ¿Qué pasa si digo que realmente me gusta él? 

La sala de estar se quedó en silencio. Zhou Sheng no respondió, y el silencio duró mucho tiempo. Yu Hao sintió que ya no podía concluir este tema con claridad — Zhou Sheng era mucho más inteligente que él. A Yu Hao le había costado trabajo lidiar con esta conversación en primer lugar, y ahora ni siquiera podía adivinar lo que Zhou Sheng estaba pensando.

—¿Tú eres un shou ba? —Zhou Sheng de repente se fue por la tangente.

—No lo sé. —Yu Hao respondió honestamente—: Nunca he salido con un chico antes, ¿tal vez?

Zhou Sheng dijo—: No puedo aceptar que tú seas, seas… por él……

Cuando habló a este punto, Yu Hao que acababa de mirar la televisión de repente lo encontró divertido, sin embargo, la cara de Zhou Sheng estaba ligeramente roja.

—¿Qué tal si él es un gong? —preguntó Yu Hao.

Zhou Sheng volvió a callarse. Después de pasar mucho tiempo, Zhou Sheng dijo—Pásame el el control remoto. 

Yu Hao arrojó el control remoto . Zhou Sheng lo atrapó, luego apretó el botón de silencio y el mundo entero se volvió mortalmente silencioso en un momento.

—No me gusta…… en, mi hermano siendo presionado debajo de otra persona. Pero si realmente te gusta.  —Zhou Sheng dijó—: Un sentimiento como el ‘amor’ no tiene razón de ser, así que sólo puedo soportarlo, pero trata de no hacerlo ba.

Esta fue la segunda vez que Yu Hao se sintió conmovido por Zhou Sheng.

—No me gusta. —Yu Hao todavía admitió la verdad al final.

—¡Mierda!  —Zhou Sheng estalló—: ¡¿Entonces, de qué demonios estabas hablando?! ¡Te estabas burlando de mí!

Yu Hao inmediatamente estalló en carcajadas mientras miraba a Zhou Sheng. Sólo entonces Zhou Sheng se dio cuenta de que Yu Hao estaba mintiendo todo el tiempo. Si Yu Hao había confundido a Chen Yekai con el General, ¿por qué le habría dicho todas esas cosas anoche?

Zhou Sheng estaba perdido. Ninguno de ellos habló más y la conversación llegó a un final abrupto. Después de un tiempo, Yu Hao miró a Zhou Sheng como si hubiera querido decir algo, pero descubrió que Zhou Sheng se había quedado dormido mientras estaba acostado en el sofá.

A las 11 de la noche, Zhou Sheng roncaba ligeramente. Él realmente estaba muy cansado. Yu Hao bostezo también y le dio un codazo. Zhou Sheng no reaccionó.

Yu Hao pensó: «nosotros deberíamos volver y dormir ba, vamos no marquemos el inicio del Año Nuevo». Siguió adelante y quiso imitar lo que Zhou Sheng había hecho antes, para recogerlo y llevar a Zhou Sheng como una princesa a la cama.

Hizo todo lo posible, pero no pudo cargarlo.

Se esforzó más, pero aún no pudo cargarlo.

Yu Hao—: ……

Yu Hao pensó: este chico es tan flaco, así que ¡¿por qué demonios es tan pesado?! ¿Es porque es un estudiante de deportes? Así que Yu Hao sólo podía recurrir a llevarlo en su espalda, y quería llevarlo a la habitación por cualquier medio. Al final, estaba medio cargando a Zhou Sheng y estaba a punto de salir de la sala cuando Zhou Sheng se dió la vuelta y se bajó. Entró en la habitación mientras se burlaba,

—Debilucho.

Yu Hao—: ……

Afuera, sonó el sonido de los petardos. Los dos se subieron a la cama para dormir por separado.

Yu Hao dijo—:Volvamos a la ciudad Ying mañana ba.

Zhou Sheng—: ¿Sólo han pasado dos días, pero finalmente tampoco puedes soportarlo? ¿Qué pasó con la reunión familiar de la que hablabas?

Yu Hao—: Me equivoqué.

Zhou Sheng—: ¿Aún me persuadiras para que vuelva a casa el año que viene?

Yu Hao inmediatamente dijo—: No lo haré.

Zhou Sheng—: Entonces, ¿cómo debo pasar el año nuevo el próximo año?

Yu Hao—: Te acompañaré. Podemos quedarnos en el dormitorio o salir a divertirnos.

Zhou Sheng estaba extremadamente satisfecho, —En, buen chico. Buenas noches.

El sonido de los petardos se disparó ronda tras ronda; Yu Hao sintió que había regresado al mundo de la conciencia dentro de sus sueños. En esta noche, la ciudad fue decorada con faroles y banderas de colores. Los faroles rojos colgaban detrás de los palacios de siete pisos, iluminando la cortina de la noche, mientras que las balizas de fuego a lo largo de la «Gran Muralla» se iluminaban con fuegos ardientes una tras otra y ardían brillantemente en la cima de las cordilleras.

Zhou Sheng todavía estaba vestido con armadura de pies a cabeza. Esta vez se había quitado el casco y en lugar de una masa de niebla en su interior, había una cara familiar. El verdadero general apareció dentro de su armadura. Se sentó con Yu Hao frente a la baliza de la torre en la parte superior de la «Gran Muralla» — el lugar donde se habían conocido por primera vez dentro del sueño. Ambos miraron a la distancia mientras esperaban el amanecer del año nuevo en el sueño. Cuando el sol salió, Yu Hao sintió que Zhou Sheng le había dicho algo mientras sonreía.

—Feliz Año Nuevo —le dijo Yu Hao a Zhou Sheng.

Era el amanecer. Cuando Yu Hao despertó, sólo recordaba trozos fragmentados de su sueño como de costumbre. Él sospechaba que Zhou Sheng había entrado en su sueño de nuevo, pero no podía recordar mucho de su sueño esta vez.

Zhou Sheng estaba medio acostado a su lado mientras estaba al teléfono, y una sonrisa casi imperceptible se podía ver colgando en la comisura de sus labios. Cuando vio a Yu Hao despertar, dijo casualmente—: Lo tengo. Voy a volver a la universidad hoy, tú también. Luego colgó.

Yu Hao recordó que el día de año nuevo, Zhou Sheng había llamado a alguien así antes también, pero nunca mencionó quién era. Al principio pensó que era su madre, pero por lo que había visto, obviamente no lo era.

Yu Hao bostezo, pero Zhou Sheng parecía tener mucha energía. Se levantó de la cama y comenzó a empacar, y luego le dijo a Yu Hao—: Vamos, ya he comprado los boletos.

Escapar de esta casa fue cómo obtener un nuevo contrato de vida para Zhou Sheng. A Yu Hao le había enseñado una buena lección, así que siguió prometiendo que nunca más lo obligaría a regresar a casa para el año nuevo. Cuando se puso la chaqueta mientras se preparaba para salir, inadvertidamente metió la mano en el bolsillo y sintió un paquete rojo en ella. Había 800 yuanes dentro.

—¿Por qué estás tan aturdido? Vamos —dijo Zhou Sheng.

Yu Hao—: ¡Hay un paquete rojo! ¿Quién lo puso aquí? ¿Ellos deben haberlo colocado mal ba?

Zhou Sheng—: ……

Yu Hao llevaba una expresión desconcertada en su rostro. Zhou Sheng estaba tan enojado que casi tuvo un ataque al corazón, —Yo…… tú…… ¿Quién más sería sino yo? ¡¿Vas a buscar a la persona que lo perdió?!

Yu Hao dijo rápidamente—: ¡Es el año nuevo, no te enojes! ¡Gracias jefe! ¡Que tengas un próspero año nuevo! —Sólo entonces la cara de Zhou Sheng se veía un poco mejor. Bajaron y Yu Hao notó un SUV estacionado fuera de la casa. Zhou Sheng abrió la puerta y le hizo señas para que él entrara.

—¿No te dije que no vinieras a recogernos? —Zhou Sheng se sentó rápidamente en la parte de atrás.

El hombre de mediana edad que conducía el coche echó un vistazo a Yu Hao a través del espejo retrovisor y respondió—: Es difícil comprar boletos para hoy, te enviaré allí.

Yu Hao pensó: que parecía más cortés con el chófer hoy, pero no esperaba que el chofer se diera la vuelta y estrechará su mano, —Zhou Sheng tiene mal genio porque ha sido mimado por su madre. Yu Hao, perdónalo.

—¿Cómo es eso asunto tuyo? —Zhou Sheng explotó—: ¡Yu Hao! ¡Bájate del coche!

Yu Hao vio que el hombre de mediana edad estaba vestido con un traje y estaba conduciendo el coche él mismo, e inmediatamente adivinó la identidad de la otra persona: ¡El padre de Zhou Sheng! El empresario conocido en todas partes — ¡Zhou Laichun!

Pero el padre de Zhou Sheng arrancó el coche y se alejó del vecindario.

—¿Es tu piel la que pica porque no te he golpeado por mucho tiempo?

—¡¿Ven a mí entonces?! —Zhou Sheng dijo—: ¿Quieres tratar de ver si puedes vencerme en una pelea?

—Si tu amigo no estuviera por aquí, Laozi ya te habría roto la cabeza. —Zhou Laichun dijo a la ligera—: ¿Crees que eres invencible sólo porque aprendiste boxeo durante unos años? ¡Tú, debilucho!

Yu Hao—: No, no…… tío, no peleen, es el primer día del año nuevo.

Zhou Laichun recordó algo y tomó dos paquetes rojos del asiento del pasajero antes de pasarlos a la parte de atrás. Yu Hao dijo a toda prisa—: No, no, eso no es lo que quise decir…

—¡Sólo tómalo! —Zhou Sheng y Zhou Laichun prácticamente dijeron esto al mismo tiempo, e incluso su tono era exactamente el mismo. Yu Hao sólo podía aceptarlo, y Zhou Sheng agregó—: ¿Cómo es que tienes tantas tonterías que decir?

—¿Por qué le hablas así a tu amigo? —Zhou Laichun regañó a su hijo de nuevo.

Zhou Sheng—: ¡Me gusta! ¡¿No puedo?! ¿Por qué no le preguntas si tiene alguna objeción?

Yu Hao—: ……

Yu Hao podía sentir que el padre de Zhou Sheng tampoco tenía buen temperamento, e incluso podría haber sido más aterrador que su madre cuando era más joven. Zhou Sheng había mencionado que a menudo era golpeado por sus padres cuando era un niño — si un bando no podía ganar en una discusión sobre el otro, lo golpeaban en su lugar para desahogar sus frustraciones. Pero como ahora era un hombre de negocios, probablemente tuvo que controlar su temperamento. Era el primer día del año nuevo y había venido especialmente para enviar a su hijo de vuelta a su escuela, y era aún menos apropiado ponerse furioso delante de un compañero de clase. Si Yu Hao no estuviera cerca, estas dos personas podrían haber terminado saludándose con puñetazos y patadas.

En el camino, Zhou Laichun hizo algunas preguntas sobre cómo estaba Zhou Sheng en la escuela. Zhou Sheng se puso los auriculares y lo ignoró, así que Yu Hao respondió en su nombre—: sus resultados fueron muy buenos, y no estaba reprobando nada.

—Aparte de ti, ¿tiene otros amigos? —preguntó Zhou Laichun.

—Fu Liqun. —Yu Hao dijo—: El capitán del equipo de básquetbol de nuestra universidad……

—¡Laozi no está familiarizado con él! —Zhou Sheng intervino groseramente.

—¿Qué hay de una novia? —continuó preguntando Zhou Laichun.

Yu Hao pensó, como era de esperar, todos estarían preocupados por este asunto. Zhou Sheng dijo—: ¡Ninguna! ¡Yo no puedo darme el lujo!

—Si necesitas dinero, pídemelo. —Zhou Laichun dijo—: Estaría bien incluso si ella quedara embarazada. Después de que los padres de ambos lados se reúnan, ambos pueden obtener el certificado, celebrar un banquete y luego casarse con ella en casa……

—¡Cállate ba, viejo! —Zhou Sheng no pudo soportarlo más y dijo—: Es el año nuevo, ¿no estás siendo demasiado molesto?

Zhou Laichun dejó de hablar. Después de que él se subió a la autopista, se centró en conducir. Yu Hao vio su mirada por el espejo retrovisor — era exactamente como la de Zhou Sheng. Ellos prácticamente fueron fundidos en el mismo molde.

Yu Hao bajó la cabeza y envió un mensaje a Chen Yekai, deseándole un feliz año nuevo. Chen Yekai le dijo que estaba cuidando de su Shimu en el hospital. Zhou Sheng se apoyó contra la ventana en una posición inclinada mientras miraba la pantalla del teléfono de Yu Hao.

Yu Hao envió un mensaje:【Voy a hacerles a ustedes una visita después de que regresé a la universidad ¿De acuerdo ba?
Chen Yekai:【Es el Año Nuevo, no vengas.】

Yu Hao quería preguntarle a Chen Yekai cuándo volvería. Chen Yekai tomó una foto de la sala, la televisión estaba repitiendo la «Gala del festival de primavera». Luego añadió:【 Anoche estuve bien, vine a cuidar de Shimu.

—Nos estamos bajando aquí. —Después de que regresaron al centro de la ciudad, Zhou Sheng le dijo esto a su padre.

El coche se detuvo en el centro de la ciudad, Zhou Sheng dijo—: Estamos visitando a un amigo.

Zhou Laichun se bajó del coche. Zhou Sheng y él fumaron un cigarrillo. Zhou Laichun también quería pasarle un cigarrillo a Yu Hao, pero Yu Hao rápidamente agitó la mano y Zhou Sheng dijo—: ¡Él no fuma! —Mientras hablaba, llevó su bolso y se fue a un lado.

Zhou Laichun sacó un sobre y se lo pasó a Yu Hao—: Yu Hao, mi hijo no es muy confiable, así que cuida un poco más de él. Sólo come y bebe cuando quieras, no te contengas por ese tipo de gastos.

Yu Hao sentía como si él continuamente estuviera lleno de dinero hoy; esta ya era la tercera agitación. Zhou Sheng arrojó su colilla de cigarrillo junto a un cubo de basura y lo miró, así que Yu Hao tuvo que aceptarlo, —Voy a cargarlo a su tarjeta del campus.

Zhou Laichun palmeo solemnemente el hombro de Yu Hao antes de decirle a Zhou Sheng—: Si surge algo, puedes llamarme en cualquier momento.

Yu Hao notó que cuando Zhou Sheng vio a su padre alejarse, su mirada era extremadamente complicada, como si contuviera remordimiento mezclado con desdén.

—¿Cuánto te dio?

Cuando Yu Hao estaba metiendo el dinero en el bolso de Zhou Sheng, Zhou Sheng preguntó esto.

Yu Hao lo dejó echar un vistazo, y también estaba el paquete rojo. Después de que Zhou Sheng lo pesara en su mano, dijo—: El paquete tiene 8.000 cada uno, el sobre tiene 20.000. No es necesario contarlo.

Un total de 36.800. Fue equivalente a medio año de los ingresos de Yu Hao. Yu Hao dijo—: Te los daré todos.

Zhou Sheng agitó su mano, y su irritación finalmente comenzó a calmarse ahora que estaba solo con Yu Hao.

—Te llevaré a comprar ropa.

Yu Hao se negó al principio. Pero hubo ventas en todas partes durante el primer día del Año Nuevo, y también pensó que necesitaba comprar ropa nueva. La última vez que fue escoltado al escenario por Chen Yekai, fue como si hubiera cambiado imperceptiblemente su vida. La ropa que llevaba ahora fue comprada cuando estaba en el segundo año de secundaria, y eran realmente demasiado viejas y anticuadas. Aunque por lo general se arreglaba bastante bien y nunca era descuidado, «la ropa hace al hombre» — este dicho era cierto.

Era como si Zhou Sheng supiera qué tipo de rango de precios podía aceptar cuando lo llevó a Uniqlo. Yu Hao se cambió a un nuevo conjunto de ropa y se veía mucho más actualizado a continuación.

—Guapo —dijo Zhou Sheng. Finalmente abandonó su atuendo habitual de ropa deportiva y se cambio a un par de pantalones casuales y el suéter de estilo geométrico abstracto de Kandinsky de este año[3]. Luego escogió una pieza de la misma serie para Yu Hao, y le hizo comprar zapatos también. Después de que Yu Hao se cambiara de todo, Zhou Sheng sonrió mientras lo miraba.

—¿Qué aspecto tengo? —preguntó Yu Hao.

 Zhou Sheng—: Como un coreano[4].

Yu Hao—:……

La chica detrás de la caja registradora no pudo evitar reírse. Yu Hao insistió en pagar por Zhou Sheng, y Zhou Sheng no lo detuvo. Sólo miraba de vez en cuando para ver si estaba usando el dinero del paquete rojo para pagar, pero Yu Hao había pagado con su tarjeta.

—El dinero que te dio mi papá te pertenece, sólo úsalo.

 —No quiero —dijo obstinadamente Yu Hao.

La expresión de Zhou Sheng no se veía muy bien, pero se forzó a soportarlo. Yu Hao dijo—: Sólo quiero comprarte ropa. A pesar de que esto suele ser hecho por una novia, pero antes de que consigas una novia, déjame encargarme de eso ba.

—¿Qué estás diciendo? —Zhou Sheng no sabía si llorar o reír—. Trabajas tan duro, y ni siquiera ganas mucho. —Sin embargo, a pesar de sus palabras, la expresión de Zhou Sheng había mejorado—, aparte de mis padres, eres la primera persona en comprarme ropa.

 —Tú también eres el que me trata mejor aparte de mi abuela.

—¡¿Podrías no ser tan cursi?!—Zhou Sheng dijo—: No te soporto más.

•Notas de traducción:
[1]El que ató la campana debe ser el que se la quité – un proverbio que significa que el que causó el problema debe ser el que lo resuelva.
[2]El corazón del ladrónen realidad significa malas intenciones, aquí Zhou Sheng está haciendo un juego de palabras.
[3]Suéter de estilo geométrico abstracto de Kandinsky de este añocreo que Feitian está hablando de «Futura x Uniqlo», no exactamente «Kandinsky» similar aparentemente. 
✓Uniqlo: es una cadena japonesa de tiendas de ropa y complementos pertenecientes al grupo «Fast Retailing» fundada en 1984 por Tadashi Yanai.
✓Futura: es un artista de graffiti estadounidense de nombre «Leonard Hilton McGur», también diseña su propia ropa bajo la etiqueta Futura Laboratories con una tienda ubicada en Fukuoka, Japón. Y a hecho colaboraciones trabajando con Recon, Nike, The North Face, Medicom Toy, Undercover, Supreme, Levi’s y A Bathing Ape.
Y por último Kandinsky fue un pintor ruso de nombre «Vasili Vasílievich Kandinski», precursor del arte abstracto en pintura y teórico del arte. Se considera que con él comienzan la abstracción lírica y el expresionismo. Y mucho de su arte se utiliza en ropa…
[4]Como un coreanoHay bastantes interpretaciones para esto, pero la más plausible debe ser que cuando alguien dice que pareces un coreano, un poco significa que podrías haberte sometido a una cirugía plástica por lo que pasaste de un pato feo a un hermoso cisne LOL…

Anterior | Índice | Siguiente

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s