32-Orígen

❝ —En su sueño. —Zhou Sheng se tomó a la ligera lo que dijo—: No tenía protección, así que casi muero❞.

Los dos caminaron por delante de un centro comercial. Zhou Sheng se detuvo y miró a una tienda que vendía ropa de hombre ridículamente cara. Yu Hao estaba preocupado de que quisiera comprar ropa de nuevo —una pieza de ropa de esta tienda tenía un precio de 2.000— así que rápidamente dijo—: No creo que se vea tan bien como esta pieza de Kandinsky.

—¿Tú realmente lo conoces? —Zhou Sheng estaba extremadamente sorprendido.

—Me gustan mucho sus pinturas abstractas. —Yu Hao dijo—: Los estudiantes pobres tienen derecho a gustar del arte también ma.

Zhou Sheng respondió—: También me gusta mucho. No voy a comprar más, vamos ba.

Cuando se fueron, Zhou Sheng de repente se sintió inspirado—: El dinero que gastaste al menos se ganó con tus propias manos, pero ¿qué hay de mí? Todavía estoy siendo apoyado por mi familia, así que no tengo la cara para decirte este tipo de cosas.

Yu Hao sonrió y respondió—: ¿Qué importa?

—Adivina, ¿de quién es el sueño en el que entré primero? —Zhou Sheng se dio la vuelta y le preguntó a Yu Hao.

Yu Hao no esperaba que Zhou Sheng lo mencionara de repente sin previo aviso, así que se quedó inmediatamente aturdido.

—Tu papá —dijo Yu Hao finalmente después de pensar en ello durante un largo momento.

—Puntuación máxima. —Zhou Sheng  reveló una sonrisa amable y le dio a Yu Hao un pulgar hacia arriba. Ambos tenían un entendimiento tácito en este momento. La felicidad de Zhou Sheng vino de tener un amigo que realmente podía  entenderlo.

Durante el período del festival de primavera, la gente se apresuró de un lado a otro con un bullicio animado, sin embargo, Yu Hao estaba pensando, si sigo trabajando durante los próximos días, podría ser capaz de ganar mil o más lo que sería lo máximo que podría ganar en un mes.

Se sentaron en la pastelería del primer piso. Zhou Sheng pidió una caja de regalo con pastel, ya que iban a visitar a Chen Yekai y al profesor Lin más tarde, luego tomó una taza de café y se la pasó a Yu Hao. Los dos se sentaron y bebieron por un tiempo. Zhou Sheng dijo—: Cuando era niño, fui al río a nadar y recogí esto en el barro.

Yu Hao respondió con un “en”, y su mirada cambió de la rueda dorada a los ojos de Zhou Sheng.

—Rueda del cuervo dorado[1]. —Yu Hao recordó que hoy temprano, había adivinado que este adorno estaba estrechamente relacionado con la extraña habilidad de Zhou Sheng, y este era el caso.

Zhou Sheng levantó la muñeca e inclinó la cabeza hacia los lados para examinarla. En su muñeca estaba la cuerda roja que Yu Hao había tejido para él.

Yu Hao de repente recordó algo y comenzó a mirar a través de su teléfono, tenía la información que estaba buscando hoy. Se lo mostró a Zhou Sheng, —mira esto.

Zhou Sheng miró su teléfono y dijo—: Hice mi investigación al respecto hace mucho tiempo, y sí, eso es todo.

En el teléfono de Yu Hao estaba el tesoro del museo Jinsha en Chengdu[2], «la rueda de sol Jinsha».

Yu Hao dijo—: ¿Cuándo supiste que tenías esta habilidad?

—7. —Zhou Sheng respondió—: Se necesitó mucho esfuerzo para averiguar lo que había sucedido.

En lugar de decir que Zhou Sheng poseía innatamente esta habilidad, era más como si hubiera sido despertada por la «rueda del cuervo dorado». Cuando era niño, a menudo tenía que sufrir violencia doméstica a manos de sus dos padres. Su padre ni siquiera decía una palabra antes de empezar a golpearlo, mientras que a su madre se le ocurrió todo tipo de maneras de atacarlo — era tanto violencia verbal como física. El joven Zhou Sheng se volvió irritable, sensible e irascible. Todas las noches, se escondía en su habitación y dormía solo.

Un día en un sueño, vio un hermoso sol ardiente que emitía llamas feroces y furiosas. La energía fluía, y emanaba una luz brillante que irradiaba hacia el exterior, revelando la forma de la «rueda del cuervo dorado». La «rueda del cuervo dorado» le dijo que este era el mundo de la conciencia, y lo que representaba era un conjunto de las impresiones que cada persona tenía de su realidad.

—¡¿Puede hablar?! —Yu Hao estaba completamente asombrado.

El mesero colocó su empaque de pastel en la mesa para que los dos dejaran de hablar brevemente. Después de que se fue, Zhou Sheng dijo—: Puede hablar, pero no en el sentido típico. Cuando te paras frente a él y aceptas sus llamas, cierta información es directamente…… transmitida en tu conciencia.

 Yu Hao miró sin comprender a Zhou Sheng.

 —Así fue como supe que era una ‘puerta’. Mi misión comenzó en el momento en que cruce a través de ella. 

La «rueda del cuervo dorado» en su sueño era enorme, y emitía una luz dorada en todas las direcciones. Fue al igual que la película de ciencia ficción «Stargate SG-I» Zhou Sheng estaba en la parte superior de un puente largo, mientras que la forma de la «rueda del cuervo dorado» yacía a través de la mitad del puente, como una enorme puerta que llevaba a una diferente dimensión. 

—Tú la cruzaste —dijo Yu Hao.

—Me dejó cruzarla, y así, aparecí en el sueño de mi padre —respondió Zhou Sheng.

Yu Hao tenía una expresión conmocionada. Zhou Sheng comenzó a recordar el sueño de su padre: era un campo de batalla lleno de bestias sedientas de sangre, extremidades sangrientas, tumbas…… había bestias salvajes causando estragos en todas partes. El joven Zhou Sheng estaba en medio de este campo de batalla, completamente perdido.

—Él solía ser un soldado. —Zhou Sheng dijo—: Se convirtió en cocinero después de cambiar de profesión. En su sueño, sus bestias tenían una jerarquía distinta: «un Rey de las Bestias comanda todas las bestias voladoras y terrestres, lo que simboliza la impresión de su creencia de que el poder es supremo».

En ese momento, Zhou Sheng tenía sólo 7 años, por lo que era imposible para él rivalizar con un grupo de monstruos de aspecto feroz. Pero afortunadamente, era el sueño de su padre. En su sueño, su hijo tenía un halo protector que lo rodeaba, y ese puede ser el «amor» por su hijo que Zhou Laichun nunca había declarado.

Cuando dijo esto, la expresión de Zhou Sheng se volvió extremadamente conflictiva. Había tratado de explorar el mundo mental de su padre, aunque al principio no entendía lo que significaba todo.

—Así que tu padre…… —Yu Hao dijo—: Bajo la influencia que tuviste en su mundo mental, transformó con éxito su carácter en la realidad.

Zhou Sheng pronunció distraídamente un “en”. Sus largos y hermosos dedos jugueteaban con la taza de café en sus manos: le quitó a la taza el portavasos de papel aislante, lo rompió y luego de vuelta lo montó como un rompecabezas.

—¿Tú derrotaste al Rey de las bestias? —preguntó Yu Hao.

—Por supuesto que no. —Zhou Sheng se apoyó en su silla y su mirada se dirigió hacia los ojos de Yu Hao, y luego respondió—: En la conciencia de mi padre, nunca podré derrotarlo. Así que para mí, eso sería imposible.

Yu Hao entendió eso, así que presentó otra idea.

—Entonces, si un día tus logros superan a los suyos, entonces el Rey de las bestias en su sueño ya no sería tu oponente.

Zhou Sheng dijo con una voz que estaba aburrida, —pensé en eso antes. Mi fuerza proviene de la comprensión que el dueño del paisaje onírico tiene de mí, lo cual es muy razonable. Pero no estoy muy interesado.

—¿Qué hay del ‘yo’ en su sueño? —Yu Hao preguntó—: El que fue desterrado.

Zhou Sheng dijo—: Nunca ha sido desterrado antes, es diferente a ustedes. El Rey de las bestias es su encarnación. El Rey de las bestias es su ser más verdadero, pero mi invasión tuvo algún tipo de impacto ba……

En el sueño de su padre, Zhou Sheng había derrotado a muchos monstruos corruptos, por lo que su padre Zhou Laichun en realidad gradualmente se volvió más decisivo: decidió cortar completamente su vida de vadear a través del barro y el agua[3]. Esta acción había facilitado su decisión final al divorciarse de su esposa, y de ser él mismo.

Y por lo tanto, esto había desencadenado aún más la histeria de la madre de Zhou Sheng. Cuando Zhou Sheng habló de esto, la culpa se podía ver en sus ojos.

—Si fuera yo —dijo Yu Hao—, realmente desearía que fueran por caminos separados y no me usaran como excusa para decir algo como «no nos vamos a divorciar por tu culpa».

—Supongo que sí. —Zhou Sheng sonrió y dijo—: Después, entré en el sueño de mi madre.

Yu Hao tenía mucha curiosidad por la fuerza de la «rueda del cuervo dorado». ¿Podría entrar en el sueño de alguien mientras él quisiera hacerlo?

—En su sueño. —Zhou Sheng se tomó a la ligera lo que dijo—: No tenía protección, así que casi muero.

Yu Hao—:……

Yu Hao sabía la implicación detrás de eso: la madre de Zhou Sheng, probablemente no lo amaba mucho.

—Así que cuando cruzaste a través de la rueda del cuervo dorado……

—Sí. —Zhou Sheng dijo—: La rueda del cuervo dorado me dijo que mientras la cruzara, sería capaz de entrar en el sueño de otra persona. Pero la premisa era: esa persona debe tener una impresión de mí, y entre sus impresiones, yo debo existir, antes de que este pasaje se pueda abrir sin problemas. Más tarde, había entrado en los sueños de varias otras personas, como el ‘Jefe’ de mi secundaria, profesor de forma, y mi compañero de escritorio……

Después de que sus padres se divorciaron, Zhou Sheng poco a poco comenzó a entender el mundo de la consciencia. Al principio, sólo estaba buscando novedad mientras vagaba por sus sueños como un viajero. Los sueños aparecieron en un sinfín de formas: había un mapa de la realidad distorsionado que incluía monstruos que se transportan de un lado a otro entre edificios de gran altura, una escena aparentemente familiar de un antiguo drama televisivo que despertó una sensación de dejá vu, así como cenicientas y estériles colinas.

Zhou Sheng fue muy inteligente, gradualmente logró conectar la realidad con los elementos presentados en el mundo de la consciencia, y luego los interpretó. Los sueños de la mayoría de la gente parecen caóticos y llenos de símbolos fragmentados de sus impresiones, pero poco a poco, se acostumbró a ellos, por lo que ya no tenía mucho interés en los sueños.

A pesar de que poseía tal habilidad, en realidad todavía vivía una vida que estaba en caos. Después del final de su examen de ingreso a la universidad, Zhou Sheng confió en los puntos acumulados en los deportes para inscribirse en una universidad. Había planeado mantener la «rueda del cuervo dorado» después de entrar en la universidad. Sin embargo, no hace mucho tiempo, debido a una extraña combinación de factores, llegó a conocer a Yu Hao.

Yu Hao entendió, y asintió con la cabeza.

Zhou Sheng dijo—: La primera vez que nos conocimos, ‘eso’ me dijo, que ya lo había encontrado, habría una misión que tendría que cumplir en el futuro.

Zhou Sheng se frotó la cabeza y reveló una mirada desconcertada en su rostro. Entonces pensó un poco antes de decir—: Tal vez mi misión era salvarte.

Yu Hao—: Sabes que no es eso.

—Lo que sea. —Zhou Sheng dijo en un tono cansado—: En cualquier caso, nunca me han importado mucho los sueños de otras personas. Después de este tiempo, ya no usaré la rueda del cuervo dorado.

Yu Hao preguntó seriamente—: ¿Aparecerá en tus sueños todas las noches?

—Sólo aparecerá cuando quiera soñar con ello. —Zhou Sheng dijo—: O de lo contrario habría estado tan atormentado que me volvería loco. ¿Cómo se supone que voy a dormir con un gran sol en mi cara todas las noches?

—¿Dijo la rueda del cuervo dorado algo más? —se rió Yu Hao.

—Sólo habló la primera vez que lo vi. —Zhou Sheng respondió—: Las voces en los sueños son sólo sentimientos, no se puede decir si pertenece a un hombre o una mujer. Más tarde, no importa lo que le pregunté, nunca volvió a hablar.

Yu Hao todavía tenía muchas dudas, pero constantemente se recordaba a sí mismo no irritar a Zhou Sheng con sus preguntas, por lo que sólo podía forzarse a suprimirlas.

—¿Por qué sonríes tan feliz? —Zhou Sheng dijo—: Vamos. Eso es todo, te lo acabo de explicar un poco. Pensé que tendrías bastante curiosidad al respecto.

En lugar de decir que Yu Hao era curioso, también era que Zhou Sheng necesitaba derramar su corazón. Llevaba demasiado tiempo guardando este secreto en su corazón, y lo había estado sosteniendo durante más de diez años. Hoy, finalmente hubo alguien que pudo escucharlo apropiadamente, lo que hizo que Zhou Sheng diera un largo suspiro de alivio.

Zhou Sheng se metió una mano en el bolsillo, llevando su bolso y el pastel mientras caminaba por delante. Yu Hao lo siguió por detrás. Zhou Sheng miraba las ventanas de las vitrinas a ambos lados de vez en cuando, pero Yu Hao sólo miraba a Zhou Sheng. En los últimos dos días, se había sentido extremadamente conflictivo. Él se dio cuenta de que parecía gustarle Zhou Sheng cada vez más. Si tú dijeras que al principio era una especie de amor que hacía palpitar su corazón, entonces ahora se había convertido en una admiración que él no podía controlar.

Es más, esto no era sólo una atracción por la apariencia de Zhou Sheng o de una hormonal, sino más bien un sentimiento que hizo a Yu Hao fijarse absolutamente en él, uno del que no podía liberarse. Este sentimiento, como un trasfondo creciente, era tanto para el Zhou Sheng en la realidad, como para el heroico general en su paisaje onírico.

—¿Adónde vamos?

—A ver a tu futuro novio —dijo Zhou Sheng.

—¡No es mi novio! —dijo Yu Hao sin saber si llorar o reír.

Zhou Sheng—: Por eso dije ‘futuro’ ma. No, espera. Yu Hao, ¿sabes de quién estoy hablando?

Yu Hao—:……

Los dos llegaron al hospital en el que chen Yekai estaba y registraron sus nombres. Yu Hao llamó a la puerta y entró en la sala, pero de repente se llevó una gran sorpresa.

Liang Jinmin yacía inconsciente en la cama mientras todo su cuerpo estaba conectado con tubos y sondas. Cuando Chen Yekai oyó el ruido, se levantó cansado de la cama.

Chen Yekai parecía completamente diferente de su yo habitual, e incluso Zhou Sheng se sorprendió. Su tez se veía horrible, su cabello estaba desordenado y su barba estaba sin afeitar. Mientras se sentaba de lado en la cama de enfermos, parecía un paciente desanimado.

—¿Viniste? —Chen Yekai se frotó la cara y trató de recuperar su sobriedad—, ¿Por qué no me lo dijiste primero?

Yu Hao—: Pensé……

Chen Yekai—: Voy a lavarme la cara primero. Anoche no dormí, Shimu acaba de ser transferida de la sala de la UCI.

Zhou Sheng dijo inmediatamente—: Solo vinimos para una breve visita, nos iremos pronto.

Zhou Sheng le hizo señas a Yu Hao para que  dejara su pastel antes de irse, sin embargo Chen Yekai dijo desde el baño—: Siéntense ba, está bien.

Esta era la mejor suite del hospital. Yu Hao se sentó en el sofá, pero Zhou Sheng se acercó a la cama de enfermos para observar a Liang Jinmin. La frente y los ojos de Liang Jinmin estaban cubiertos de vendas. Le insertaron una sonda de alimentación nasal y había un detector de frecuencia cardíaca encendido a su lado.

Zhou Sheng pidió que Yu Hao viniera a echar un vistazo, y señaló la esquina de los ojos de Liang Jinmin.

Yu Hao—: (?)

Zhou Sheng susurró—: Ella fue golpeada por su marido. Un accidente de coche no causaría eso.

Yu Hao—: ……

Inmediatamente recordó el momento en que vio por última vez a Liang Jinmin: ella llevaba gafas de sol cuando se reunió con Chen Yekai en el café de flores. En ese momento, él la había asociado con su maestra que de vez en cuando iba a clase usando gafas de sol, y se explicaba diciendo que tenía ojeras bajo los ojos porque no había dormido bien la noche anterior.

Zhou Sheng no dijo nada más. Él se sentó junto a Yu Hao. Después de que Chen Yekai se lavó, fue a la mesa de café para abrir la caja de regalo, —¿Compraste esto para mí ba?

—No es como si el paciente pudiera comerlo.

—Eso es cierto. —Chen Yekai se forzó por sonreír—, pero ahora, su condición se ha estabilizado.

Yu Hao preguntó—: ¿Es grave?

Chen Yekai abrió la caja mientras parecía absorto con sus preocupaciones y respondió—: Conmoción cerebral, coma profundo, necesitan mantenerla bajo observación.

Estaba cerca del anochecer. Chen Yekai comenzó a devorar los bocadillos, y Yu Hao fue a buscarle una taza de agua. Hubo un momento tranquilo en la sala.

—¿Tú no has comido desde anoche? —preguntó Yu Hao.

Chen Yekai simplemente asintió con la cabeza, luego bebió su agua.

Shimu es como una hermana mayor para mí. —Chen Yekai dijo—: He estado con ella y Laoshi durante muchos años, ya que les he estado ayudando con sus proyectos desde mi primer año. No esperaba que algo así sucediera después de que volviéramos al país esta vez.

Zhou Sheng preguntó—:¿Dónde está el profesor Lin?

Chen Yekai respondió—: Está en casa de la decana, no resultó gravemente herido.

Zhou Sheng y Yu Hao se miraron el uno al otro. Chen Yekai comenzó a ordenar, y dijo dos palabras—: Muchas gracias.

Por un momento, los tres se quedaron sin palabras. Yu Hao podía sentir que Chen Yekai estaba extremadamente abatido y sufriendo, y un momento después, Yu Hao sugirió—: ¿Jugamos una ronda?

Chen Yekai lo pensó y dijo—: Bien. Cuando el profesor Lin venga más tarde, se los presentaré a ustedes. Quiero usar a Sun Wukong hoy.

Zhou Sheng—: Bien, te dejaré usarlo.

•Notas de traducción:
[1]Rueda del cuervo doradoen realidad tres patas,¡¡pero rueda del cuervo dorado de tres patas es un nombre demasiado largo!! El cuervo de tres patas es una criatura que se encuentra en varias mitologías y artes de Asia Oriental. Se cree que en las culturas de Asia Oriental habita y representa  al Sol. También se ha encontrado en antiguas monedas de Licia y Panfilia (nombre de una provincia del Imperio romano ubicada en el sur de Anatolia.)
[2]Jinsha en Chengdu (imagen abajo.)

[3]Vida de vadear a través del barro y el agua – una vida en la que siempre fue incapaz de tomar una decisión en este caso, el proverbio tiene algunos significados.

Anterior | Índice | Siguiente

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s