35-Sendero de montaña

❝Eres un muy buen ejemplo. En tan solo un mes, te has recuperado por completo. Ahora eres como un pequeño sol❞.

Yu Hao de repente le dijo a Fu Liqun—: Gracias.

—¿Por qué me estás agradeciendo? —preguntó Fu Liqun con desconcierto. Tenía un brazo alrededor de Yu Hao mientras se apoyaban en las barandillas de la pasarela de tablones, y luego extendió su brazo para capturar una selfie con él.

A veces, Yu Hao realmente no podía saber si Fu Liqun sólo actuaba como un tonto o si era honestamente tonto. Él siempre sentía que este chico era a menudo consciente y tenía percepción de muchas cosas, pero él simplemente se abstenía de revelar lo que sabía.

—Eres demasiado alto, camina hacia el centro. —Yu Hao le pidió que caminara a lo largo de la parte interior de la pasarela. Después de que Fu Liqun se familiarizará con Yu Hao, le gustaba poner su brazo alrededor de los hombros de él. 

—Esto está muy bien —dijo Fu Liqun.

Yu Hao—: ¡No soy tu bastón de senderismo!

Fu Liqun dijo—: Estás a la misma altura que mi esposa, así que esto es realmente muy cómodo.

Yu Hao—: ¿Ustedes se reconciliaron?

Fu Liqun—: No, ex esposa.

Yu Hao—: ……

Yu Hao pensó, es bastante lamentable en realidad, entonces él dijo—: Ve a reconciliarte.

—No. —Fu Liqun puede ser muy testarudo. 

Yu Hao dijo—: ¿Por qué? Ustedes dos todavía están enamorados de todos modos. —Cuando dijo esto, él pensó, al menos ustedes dos están enamorados el uno del otro, y el amor mutuo puede conquistar cualquier cosa. Si a Zhou Sheng le gustaba, entonces él sería impávido sin importar lo que otros dijeran de ellos.

Yu Hao frecuentemente veía a Fu Liqun desplazarse por los espacios en QQ y el WeChat de su círculo de amigos, ¿y de quién sería? De su ex novia, por supuesto. Cuando hablaba, no podía pasar de tres frases sin hablar de Cen Shan. Se negaba a pasar de ella, y siempre le prestaba atención a cada movimiento. Claramente quería volver con ella, pero sólo le faltaba la oportunidad de hacerlo.

Yu Hao quería hacerle entrar en razón, pero luego pensó, probablemente debería dejar que la naturaleza siga su curso, incluso aunque la gente no se compadezca de mí. Así que levantó su ánimo y dijo—: Déjame contarte sobre estas inscripciones de piedra.

—Guía turístico, por favor. —Fu Liqun se mostró muy cooperativo.

Yu Hao comenzó a contarle a Fu Liqun sobre las historias en los textos budistas mientras pasaban  junto a  las inscripciones de piedra que fueron talladas en el precipicio. La mayoría de las historias instaban a la gente a ser amables, y exploraban cómo absolver a la gente de su sufrimiento. Y los llamados «demonios del corazón» fueron muy mencionados con  frecuencia en ellos. Mientras hablaba, Yu Hao recordó al «yo oscuro» en su corazón interior, y pensó que tal vez, los demonios del corazón eran una parte inherente de la naturaleza humana.

Fu Liqun—: Wah, eres muy bueno contando esas historias.

Yu Hao dijo modestamente—: Me estás halagando demasiado.

Fu Liqun—: ¿Estudias eso?

Yu Hao—: Estamos en la misma universidad.

Fu Liqun—: Quiero decir, ¿estudiaste historia en tu tiempo libre?

Yu Hao—: Leí acerca de ello en el último minuto en el autobús justo ahora……

Ambos se quedaron relativamente sin palabras. Fu Liqun dijo—: Cuando mi esposa y yo salíamos a divertirnos, ella siempre me hablaba de esto y de eso porque leía muchos libros. Ella dijo que Buda era en realidad un tipo, y dijo Bage Shanren[1]…… 

—¡Es Bada Shanren[2]! —Yu Hao dijo—: ¡Bada Shanren es una persona! Claramente no escuchaste una palabra de lo que dijo.

 Yu Hao pensó, debe haber sido duro para Cen Shan, ¿cómo demonios se las arregló para encontrar una novia tan buena?

Fu Liqun sonrió avergonzado, y volvió a rodear los hombros de Yu Hao con su brazo. Él dijo aturdido—: En realidad, realmente no oí nada de lo que dijo. Sólo recuerdo lo seria que se veía mientras me hablaba, y cómo se veía mientras me sonreía. Parecía como un hada que había salido de un mural. ¿Tú sabes? Yu Hao……

Fu Liqun suspiró con pesar—: Parecía que estaba brillando, y no quería apartar los ojos de ella ni un momento. Era como si, con solo estar a su lado iluminara el mundo entero.

 Yu Hao pensó,« retomo mi malentendido anterior», en realidad no eres tan malo.

—Eres tan bueno para decir palabras tan románticas. —Yu Hao dijo—: Díselo a ella entonces.

—Olvídalo. —Fu Liqun respondió con un enorme abatimiento—: No es como si pudiéramos estar juntos de todos modos, no quiero romperle el corazón más.

Yu Hao, «Suspiró……»

Fu Liqun, «Suspiró……»

 No sabían adónde se había ido Zhou Sheng. La próxima vez que vieron a Chen Yekai estaba en el restaurante buffet situado en el punto medio de la montaña. Chen Yekai estaba sentado con una mirada de impotencia en su rostro mientras vigilaba las bolsas de las chicas por ellas, mientras que todas las chicas habían ido al baño.

—Liqun, ¿podrías ayudarme a salir de apuro solo una vez esta tarde? —preguntó sinceramente Chen Yekai. 

—No —dijo Fu Liqun. 

Chen Yekai—: El mes que viene, Lifan vs Evergrande, dos entradas para el partido.

Fu Liqun—: Ya he roto, así que una entrada es suficiente. Te ayudaré hasta que lleguemos a la estación de descanso del Muelle de las nubes.

Chen Yekai—: Añadiré otra entrada de la Liga CBA. Hasta el pico dorado[3].

Fu Liqun comenzó a dudar, pero Chen Yekai añadió—: Y otra caja de Maidong[4]

Fu Liqun—: ¡De acuerdo!

Chen Yekai se levantó en un instante y corrió aún más rápido que un conejo, —¡Yu Hao! ¡Vamos! ¡Vamos a comer arriba!

Yu Hao—: ……

Fu Liqun se despidió de ellos. Chen Yekai llevó a Yu Hao al segundo piso para pedir algunos platos, pero Yu Hao rápidamente dijo—: Solo tomaré el buffet…… 

Chen Yekai—: Sólo trátalo como si me acompañaras a una comida, no nos quedan muchas oportunidades.

Yu Hao—:(!)

Chen Yekai se dio cuenta de que había dicho algo que no debía, así que explicó—: A la universidad no le gusta tener un grupo tan grande de personas pisando el verde, les preocupan las complicaciones.

Yu Hao soltó un suspiro de alivio, había pensado que Chen Yekai se iba. Los dos ordenaron algunos platos en el segundo piso. De repente, Yu Hao descubrió que Zhou Sheng también estaba aquí, y estaba charlando y riendo despreocupadamente con la chica sentada frente a él. Claramente se veía muy feliz. Cuando vio que Yu Hao también estaba aquí, le lanzó una mirada inexpresiva y señaló su teléfono sobre la mesa, —transfiere algo de dinero a mi WeChat.

Zhou Sheng no añadió una tarjeta a su WeChat y Alipay, porque sus tarjetas bancarias están vinculadas al teléfono de su madre. Cada vez que mamá Zhou recibía una notificación, le gustaba preguntarle a su hijo lo que había comprado y sus preguntas irían para largo. El semestre pasado, cargó la mayor parte de su dinero a su WeChat, y retiraría dinero en efectivo de vez en cuando, cuando él lo necesitaba. Este semestre, todavía quedaba un poco de dinero de sus salarios. Yu Hao le transfiere unos cientos cada semana. Zhou Sheng también suele ser bastante despistado; no lleva la cuenta de cuánto gasta, y sólo buscará a Yu Hao una vez que termine de gastarlo todo.

—Termina de comer primero, vámonos juntos después. —Zhou Sheng pasó junto a Yu Hao de camino para pagar la cuenta, pero la chica ya la había pagado después de que ella fue al baño.

Chen Yekai miró a Yu Hao. Yu Hao no respondió. En ese momento, quería lamentarse por sus quejas a Chen Yekai. Chen Yekai definitivamente entendería por qué él estaba tan angustiado. Pero Yu Hao no podía decir que había visto las dos camisas que estaban colgadas juntas como en «Brokeback Mountain»[5] cuando estaba en su casa. 

Vivo una vida tan conflictiva, Yu Hao se burló en su corazón. Después de haber resuelto sus preocupaciones, surgieron nuevos problemas para molestarlo.

—¿Cuándo comenzará tu proyecto? —le pregunto Yu Hao a Chen Yekai.

Chen Yekai salió repentinamente de  su aturdimiento y respondió—: Te notificaré cuando empecemos oficialmente. ¿Por qué, no puedes esperar?

Yu Hao dijo—: Siento que necesito una gran carga de trabajo para conseguir distraerme un poco de otras cosas . 

—En. —Chen Yekai no preguntó por qué, y en su lugar respondió—: Siento que yo también necesito eso.

Cuando ellos casi habían terminado con su comida, Chen Yekai dijo—: La condición de Shimu es mucho mejor ahora.

Yu Hao asintió, —eso es bueno entonces.

Chen Yekai—: Pero le tomará mucho tiempo recuperar la conciencia. 

Yu Hao—: ¿Qué pasó exactamente?

Chen Yekai dijo—: En la víspera de Año Nuevo, Laoshi llevó a Shimu a la casa de su amigo para celebrar el Año Nuevo. Tuvieron un accidente en el camino, y Shimu no se abrochó el cinturón de seguridad, así que había sido expulsada. Ya se le consideraba afortunado que ella hubiera sobrevivido.

—¿Los airbags de seguridad? —Yu Hao no esperaba que fuera tan grave.

—Tuvo poco efecto. —Chen Yekai dijo—: fue un problema con el ángulo. Las ventanas del coche habían sido destrozadas en pedazos. 

Yu Hao se quedó en silencio, y luego asintió. Chen Yekai dijo—: El asiento del pasajero es la posición más peligrosa para estar, debes recordar abrocharte el cinturón de seguridad en el futuro.

Yu Hao respondió con un «en», —ella mejorará.

—Yo creo eso.  —Chen Yekai parecía como si gradualmente lo hubiera asimilado después de pasar tanto tiempo. Llamó a un mesero para pagar la cuenta, —vámonos. 

Yu Hao estaba muy nervioso por llamar a Zhou Sheng, pero este se había ido al baño y sólo la chica permaneció en su asiento. Incluso se dio la vuelta para sonreír y saludar a Chen Yekai. 

—Caminemos adelante . —Chen Yekai le dijo a la chica—: Alcáncennos después.

—¡Está bien! ¡Adelantate primero Kaikai!

—Zhou Sheng no parece estar muy interesado en Ye Jin. —Un rastro de sonrisa colgaba en los labios de Chen Yekai mientras él bajaba las escaleras con Yu Hao—, pero es muy bueno cuidando los sentimientos de los demás. También es muy amable y muy caballeroso, así que supongo que definitivamente la acompañará a la cima.

Yu Hao pensó, todos ustedes son humanos[6], realmente me pregunto dónde se han estado cultivando.

Después de que abandonaron el punto medio de la montaña, una abundancia de nubes y niebla habían surgido sin previo aviso. La montaña ahora tenía una cualidad etérea, su pasarela de tablones serpenteaba a través de un camino intrincado que constantemente cambiaba su curso. Chen Yekai pidió a algunos transeúntes que le tomaran fotografías a él y a Yu Hao. Yu Hao había sido atado para tomar fotos con ellos durante la mayor parte del día, sin embargo, ni siquiera obtuvo una sola de esas fotos.

—¿Déjame ver?

—Te ves bien con lo que llevas puesto hoy. —Chen Yekai dijo—: Por fin estás dispuesto a arreglarte tú mismo.

—Zhou Sheng lo compró para mí —respondió sinceramente Yu Hao. Después de que se reanudarán las clases, él, Zhou Sheng y Fu Liqun fueron a comprar ropa para el Año Nuevo. La madre de Zhou Sheng está en el negocio de la ropa, así que la moda y el sentido de la estética de su hijo no eran tan malos. No le prestaba importancia a su propia vestimenta, pero la ropa que escogió para Yu Hao y Fu Liqun los hizo ver muy guapos y lucir bien su físico. 

—La relación que tienen ustedes dos es bastante buena —dijo Chen Yekai.

—Sí. —Yu Hao sonrió—: y siempre estamos siendo malinterpretados por otros también.

Chen Yekai—: ¿Malinterpretados? —Mientras hablaba, miró hacia abajo desde la pasarela. Parecía como un barranco sin fondo. Yu Hao lo detuvo rápidamente.

—¿Quieres saltar hacia abajo? —dijo Chen Yekai. 

La cara de Yu Hao cambió inmediatamente, —¡Definitivamente no puedes!

Chen Yekai dijo—: Fui a las Cataratas del Iguazú antes. Después de caminar durante mucho tiempo, llegué a un lugar muy alto, y de repente fui afectado por un fuerte impulso de caer todo el camino hacia abajo…… ¿Has visto «El tigre y el dragón»? 

—Lo he visto. —Yu Hao recordó a Yu Jiao y Xiao Hu de la película: «En nuestra ciudad natal, tenemos una leyenda: si alguien se atreviera a saltar de esa montaña, los dioses le concederían un deseo, y sólo funcionaría si uno cree en él sinceramente».

Chen Yekai dijo—: Con esperanza de que el que está en un sueño profundo pueda despertar, y los muertos puedan volver a la vida. 

—Es mejor dejar ese último aliento para entrenar a la mente para volver al vacío[7] —dijo Yu Hao mientras sonreía, luego empujó a Chen Yekai—,  vamos.

Un grito histérico se arrastró desde la distancia. Presumiblemente, caminaban a lo largo del «Puente Colgante Celestial» entre los dos picos de las montañas.

Como era de esperar, después de salir del precipicio, llegaron frente a un puente colgante que condujo a una densa niebla. Había una placa erigida en frente que estaba inscrita con las palabras «Pasarela pico de las nubes». El lado opuesto era difícil de ver; sólo una vasta extensión de blanco era discernible.

—¿Te atreves a cruzar? —Chen Yekai dijo—: sólo estamos los dos aquí, ¿quieres esperar a algunas personas más para ir juntos?

—Yo…… debería estar bien. —Yu Hao respondió—: se ve un poco aterrador. Vamos. No esperes más.

El puente colgante parecía que podría colapsar en cualquier instante. Las nubes brumosas todavía rodaban hacia ellos, llevadas por el viento. A medida que pasaban por el puente colgante, cada que una rozaba junto a ellos les empapaba la ropa.

Yu Hao y Chen Yekai se aferraron a la cuerda del puente colgante para apoyarse mientras lo cruzaban. Yu Hao no pudo evitar apretar su agarre en la cuerda cuando una ráfaga de viento aulló. El puente colgante se balanceaba mucho. Chen Yekai agarró firmemente el otro brazo de Yu Hao.

Yu Hao pensó en el famoso «efecto de puente colgante» en psicología. Ante el peligro, el latir violento del corazón de una persona y el rápido aumento de su adrenalina se asemeja a las reacciones fisiológicas del enamoramiento. Por lo tanto, en tu subconsciente, es fácil considerarlo inconscientemente como un impulso para enamorarte, por lo que confundirías los sentimientos que surgieron como amor por tu pareja. 

Si él trajera a Zhou Sheng para caminar en el puente colgante o ir a saltar el bungee juntos, tal vez él lo haría……

—No te pongas nervioso. —Chen Yekai dijo—: la mayoría de las veces, solo nos asustamos.

Yu Hao sonrió—: Parece muy peligroso, pero una vez que te decidas a cruzarlo, estarás del otro lado antes de que te des cuenta. A veces, cuando intentas hacer algo, te das cuenta de que es mucho menos difícil de lo que parece.

Chen Yekai pronunció una «en», —hay algunas cosas, que son mucho menos difíciles de lo que parecen. 

Yu Hao siempre sintió que Chen Yekai parecía un poco extraño recientemente, aunque no podía precisar exactamente qué era lo que estaba mal.

Después de pasar por el puente colgante, Chen Yekai y Yu Hao miraron hacia atrás. El sudor frío había estallado por toda la espalda de Yu Hao. Ese puente colgante estaba demasiado deteriorado, era como una cuerda de paja mientras se balanceaba en el viento.

—¿Camina de un lado a otro? —dijo de repente Chen Yekai.

—¡No gracias! —Yu Hao declinó decisivamente. Dijo que no tenía miedo, pero su rostro ya había palidecido. Chen Yekai se rió, y fue como si los dos hubieran logrado algo juntos. 

—Solía haber un dicho aquí —dijo Chen Yekai.

—¿Qué dicho? —Yu Hao se giró de nuevo para echar un vistazo. Chen Yekai lo llevó al pico dorado y casualmente dijo—: En…… Lo olvidé. En cualquier caso, recuerdo que el puente colgante estaba relacionado con algún clásico.

Yu Hao—: ¿Por qué lo dijiste si lo habías olvidado?

Chen Yekai sonrió, —estaba preguntando si lo sabías. 

Las comisuras de la boca de Yu Hao se crisparon.

Chen Yekai miró su reloj. Todavía tenían mucho tiempo. No había nadie delante o detrás de ellos, y Yu Hao pensó, Zhou Sheng no los había alcanzado después de haber pasado tanto tiempo, probablemente está charlando con esa chica llamada Ye Jin mientras ellos caminan.

—Yu Hao.

Chen Yekai caminaba delante, y se acercaba para jalarlo de vez en cuando. Yu Hao agitó la mano para expresar que podía caminar por sí mismo. 

—Vamos a descansar por un rato. ¿Alguna vez has pensado en qué tipo de persona quieres ser en el futuro?

—He pensado en ello. —Yu Hao respondió con sinceridad—: pero no lo he descubierto.

Los escalones que condujeron al pico dorado eran muy empinados. Tuvieron que parar un rato después de subir unos cuantos escalones. Yu Hao se apoyó en el precipicio mientras jadeaba, —me hiciste esa pregunta antes, así que me puse a pensar en ello. Tal vez me lleve mucho, mucho tiempo averiguarlo, pero tengo una meta inicial que quiero lograr.

Chen Yekai dijo—: ¿Te has imaginado cómo serás dentro de 10 años?

Yu Hao se esforzó por subir unos cuantos escalones más. Estaba empapado de sudor, —encontrar un trabajo y ganar un salario de unos cuatro a cinco mil al mes.

—¿Eso es todo? —dijo Chen Yekai.

—Por supuesto que no. —Yu Hao ejerció un poco más de fuerza y pasó a Chen Yekai. Cuando estuvo frente a él, se dio la vuelta para preguntar—: Chen Laoshi, ¿puedo hacerte una pregunta?

Chen Yekai hizo un esfuerzo por escalar. Estaba un poco más en forma que Yu Hao, que era en realidad demasiado delgado.

—Por lo general, cuando lo dices así, es inútil incluso si te digo que no preguntes —sonrió Chen Yekai.

Yu Hao dijo—: ¿Por qué renunciaste a la oportunidad de trabajar en el extranjero, y en su lugar volviste aquí para ser un maestro de formación?

—Porque quería encontrarme a mí mismo. —Chen Yekai pasó a Yu Hao—: la vida en el extranjero no es lo que quiero.

—¿Cómo podemos encontrarnos a nosotros mismos?

—Encuentra un trabajo al que estés dispuesto a dedicar tu vida. —Chen Yekai dijo—: quédate con una persona a la que ames de verdad: sin quedar atrapado por la fama y los beneficios, sin la perturbación del mundo secular, sin ser agobiado por el dinero. No sufras por las decisiones, o el abandono, y de verdad, encuentra tu libertad.

Yu Hao saltó y alcanzó a Chen Yekai en unos pocos pasos, —yo no he llegado a ese tipo de mundo.

—Tú lo entenderás muy pronto. —Chen Yekai dijo—: estamos aquí.

Una vasta y envolvente escena surgió ante ellos. Sólo entonces Yu Hao se dio cuenta de que de hecho habían llegado a la cima en un abrir y cerrar de ojos, y de repente las nubes brumosas que habían envuelto los picos de las montañas se retiraron. Las campanas que señalaban la llegada del anochecer sonaron con un «dang, dang» en el antiguo templo budista escondido dentro del barranco en la distancia. Y al mismo tiempo, Yu Hao de repente sintió como si hubiera visto la luz. 

—Eres realmente genial. —Yu Hao murmuró—: Chen Laoshi.

Chen Yekai—: (?)

Yu Hao—: Estás dispuesto a dedicar tu vida a ser maestro.

—Por supuesto que no. —Chen Yekai dijo—: estoy a punto de morir de molestia por cuidar de los estudiantes, pero no es molesto cuidar de ti. —Él agregó—: quiero hacer investigación académica, y mi siguiente tema es sobre salud mental. Pero creo que tengo algunos problemas psicológicos por mi cuenta. 

Yu Hao sonrió, —no tienes ningún problema. Come una buena comida, enamórate y estarás bien.

Chen Yekai dijo—: ¿Te has enamorado?

Yu Hao—: Uh……

Chen Yekai—: Eres un muy buen ejemplo. En tan solo un mes, te has recuperado por completo. Ahora eres como un pequeño sol. Vamos a comprar una taza de café, hace tanto frío en la cima.

Yu Hao dijo—: Lo compraré esta vez.

Yu Hao fue a comprar café para Chen Yekai, mientras Chen Yekai caminaba tomando fotos. El pico dorado era muy amplio, y muchos estudiantes ya habían bajado después de llegar al pico dorado. Muchos estudiantes cercanos lo habían visto y lo habían saludado. Sus expresiones eran un poco extrañas, y parecía como si fuera porque Yu Hao había caminado con Chen Yukai.

—Sí, hoy hace mucho viento en la montaña……

Una chica estaba transmitiendo, sosteniendo un selfie stick mientras usaba auriculares.

Yu Hao miró a izquierda y derecha. Nadie lo noto. Ahora ya nadie debería hablar de mí y de Zhou Sheng…… Yu Hao pensó, no empiecen a chismorrear sobre mí y Chen Yekai después. Pero Chen Yekai es un maestro, y no sería intimidado por ellos.

Fue a la tienda en la cima para comprar dos tazas de café instantáneo. Pero tan pronto como se dio la vuelta, de repente vio a Zhou Sheng.

•Notas de traducción:
[1]Bage Shanren Ocho hombres de montaña(montañeses).
[2]Bada ShanrenFue un pintor chino Han de técnica en pintura de tinta (Sumi-e – 水墨画) y calígrafo. Era descendiente directo del Príncipe Zhu Quan, de la dinastía Ming, que tenía un establecimiento feudal en Nangchan.
[3]El pico dorado- el pico de una famosa montaña.
[4]Maidong (imagen abajo.)

[5]Como en  Brokeback Mountain –  tras el descubrimiento de la camisa de su amante asesinado, Ennis se dió cuenta completamente del amor que él y Jack sintieron en su estancia en Brokeback Mountain. Las camisas manchadas de sangre. Estaban escondidas en un compartimiento secreto en el armario de la infancia de su amante, y estaban unidas una dentro de la otra como dos pieles convertidas en una. Las camisas eran lo único que le quedaba a Ennis de su amante caído, y la escena de las camisas simboliza el amor ardiente de los hombres entre sí, así como el hecho de que no pudieron estar juntos.
[6]Todos ustedes son humanos – también se refiere a personas realmente sabias.
[7]Volver al vacío ellos solo recitaron líneas de la película, «entrenar la mente para volver al vacío», es una etapa de cultivo de la alquimia taoísta que habla de volver a la época en la que estaba en tu período de destete…. lo cual es raro sí, pero tendrás un cuerpo fuera de tu cuerpo todo esto es tan abstracto…

**Aclaración del capítulo: La parte en dónde Chen Yekai le pregunta a Yu Hao si ha visto la película el tigre y el dragón yo le hice un cambio, cambié lo que sería «Tigre agazapado, Dragón escondido (Crouching Tiger, Hidden Dragon)», título  internacional en inglés, por el título con el cual se le conoce por acá en hispanoamérica, a la película Wuxia –   臥虎藏龍 (Wò hǔ cáng lóng) dirigida por Ang Lee en el año 2000. 

Anterior | Índice | Siguiente

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s