37-Vio Sangre

En esta embriagante noche de primavera, solo cigarrillos, alcohol y sexo podrían ofrecerles consuelo, pero él no tenia ni siquiera ninguno de estos tres❞.  

Después de terminar de lavar la ropa, Yu Hao se tumbó en su cama y miró las estrellas en el techo.

A las 10:45 p.m., Zhou Sheng aún no había vuelto, era la hora de cierre del edificio de dormitorios. 

—¿A dónde vas?

En la pantalla del teléfono de Fu Linqun se reflejaba su rostro que era tan guapo como Wang Leehom, y se veían especialmente parecidos del perfil.

Yu Hao—: a comprar cigarrillos. 

Fu Linqun—: pero tú no fumas.

Desde que Fu Linqun rompió con Cen Shan, el siempre hablaba en un tono que no era triste ni tampoco alegre, y en realidad parecía la voz masculina de Siri en su teléfono

—Para persuadir a alguien —dijo Yu Hao, entonces se puso sus pantalones cortos, sus zapatillas y la camiseta. Cuando él llegó al segundo piso, se deslizó hacia abajo por el tubo de calefacción.

El toque de queda del dormitorio no disuadiría a este grupo de estudiantes de deportes, especialmente a Zhou Sheng, quien fue el primero en encontrar una forma de llegar al dormitorio después de las 10 de la noche.

Zhou Sheng era prácticamente un experto en parkourél saltaría sobre los tejados y alcanzaría por encima de las paredes como si él estuviera caminando en un terreno llano; saltando desde el primer piso hasta la ventana antirrobo, luego daría una vuelta más para llegar al segundo piso. Pero Yu Hao no podía hacer eso. Zhou Sheng había intentado antes enseñarle las cuerdas varias veces, pero él nunca pudo conseguir colgarse de ella. Al final, solo pudo cambiar el rumbo y enseñarle cómo escalar por el tubo de la calefacción mientras se burlaba de él sin piedad.

Yu Hao compró un paquete de Zhonghua para Zhou Sheng y se lo metió en el bolsillo. Él recordó que el encendedor de Zhou Sheng se había quedado sin carburante hace unos días. El dormitorio se había llenado con los sonidos de las duras sacudidas, así que compró un encendedor también. 

De repente él sintió un impulso de romperlo y comenzar a fumar uno.

En esta noche de primavera, había un gran alboroto estallando en el campus. Las hormonas masculinas indicaban que los lobos salvajes habían sido confinados en los cuerpos físicos de los hombres, y ellos se paseaban en el corredor medio desnudos. Ellos de vez en cuando soltaban unos cuantos aullidos, como no tenían ningún lugar para descargar la energía de sus cuerpos juveniles, así que todos se sentían inmensamente abatidos.

Yu Hao camino a lo largo del sendero detrás del dormitorio y poco a poco se alejó de la zona de dormitorios. Entonces el mundo pareció aquietarse; en esta embriagante noche de primavera, solo cigarrillos, alcohol y sexo podrían ofrecerles consuelo, pero él no tenia ni siquiera ninguno de estos tres.  

«Tengo que conseguir que Zhou Sheng fume menos». 

Yu Hao rasgo el paquete de cigarrillos para abrirlo. Él estaba sentado junto al campo, y pensó que fumar mientras entrenaba para el triatlón Iron Man podría no ser bueno para su corazón. Lo mejor sería si él pudiera encontrar un cigarrillo electrónico para reemplazar gradualmente los cigarrillos auténticos. Pero a Yu Hao le gustaba el delicado aroma del humo en él — el que se mezclaba con el aroma natural de Zhou Sheng y esta mezcla se había convertido en su olor característico.

Él sacó un cigarrillo, reflexiono por un rato, y luego lo guardó lentamente.

Dentro del silencio sepulcral, Yu Hao levantó la vista de repente. Parecía haber alcanzado a vislumbrar una figura caminando a través del jardín detrás de la cancha de básquetbol hacia el edificio de dormitorios fuera del campo. 

Yu Hao frunció el ceño mientras lo observaba, esa figura apenas hizo un sonido moviéndose en paralelo al edificio, y pronto desapareció detrás del dormitorio.

Yu Hao sintió que algo estaba mal — ese era el edificio de dormitorio de los profesores. No había toque de queda, pero aquellos que regresaban al edificio de dormitorios normalmente no prestaban este tipo de atención al sonido de sus pasos. Solo un tipo de persona se esforzaría por no hacer ruido mientras se movía — alguien que difícilmente ocultaba algo.

Yu Hao se levantó y miró a través del alambre de púas del campo. Esta vez, él realmente lo vio — ¡una figura había entrado al edificio de dormitorios, pero él no subió por las escaleras, y ni abrió la puerta! ¡Él simplemente se quedó en la esquina debajo del hueco de la escalera!

De repente un escalofrío golpeó su columna vertebral. ¿Quién es ese? Había un espacio triangular muy estrecho debajo del hueco de la escalera del edificio de dormitorios, y era usado normalmente para guardar escobas y parafernalias. Ahora eran aproximadamente las 11 de la noche, ¡¿y alguien en realidad había entrado al lugar utilizado para guardar las escobas?!

Él contuvo la respiración. Yu Hao cuidadosamente camino a través del estacionamiento e hizo un desvío por otro camino hacia el fondo del edificio de los profesores, y luego se dirigió al hueco de las escaleras. 

La figura se mantuvo tranquilamente de espaldas a Yu Hao. 

Yu Hao—: ……

Su respiración se aceleró y la figura se dio la vuelta y se enfrentó a él.

Chen Yekai.

Chen Yekai permanecía silenciosamente debajo del hueco de la escalera, como si fuera él un fantasma. 

—¿Chen Laoshi? —Yu Hao sintió que se le ponían los pelos de punta, y su voz sonaba como si no le perteneciera a él mismo. 

El sonido de un coche vago desde el exterior. Sus brillantes faros barrieron sobre el primer piso del edificio de dormitorios — un coche estaba entrando, y estaba a punto de iluminar el lugar donde Yu Hao estaba de pie. Chen Yekai reaccionó al instante. ¡Él agarró su muñeca y lo arrastró a la fuerza al hueco de la escalera! 

El cuerpo de Yu Hao chocó con el de Chen Yekai. Él podía oler el persistente aroma del alcohol emanando de su abrigo y su camisa.

 —No hagas ruido —susurró Chen Yekai muy suavemente en el oído de Yu Hao.

El abrigo que Chen Yekai estaba usando no era ese que había llevado cuando ellos fueron de excursión hoy. Enmascarando el olor a alcohol que tenía de la cena. La sangre de Yu Hao se heló totalmente. Él no sabía lo que Chen Yekai planeaba hacer, pero no pronunció ni un sonido debido a su confianza en él. El coche se detuvo fuera del edificio de los dormitorios. Oyeron el sonido de la puerta cerrándose, su alarma se activó y repetitivamente el timbre resonó. Entonces, el insidioso sonido de los pasos de un hombre se aproximó a las escaleras. 

—Vale, la cuestión más importante es que ella no se ha despertado. —El hombre estaba al teléfono. Él suspiró, —¿Qué más se puede decir? 

Yu Hao oyó que el ritmo cardiaco de Chen Yekai se disparaba a 160 ppm. Una de sus manos permaneció en su bolsillo — él nunca la ha sacado. En ese momento, todo el cuerpo de Chen Yekai estaba temblando. 

Yu Hao sostuvo la mano de Chen Yekai a través del abrigo y la apretó. Él sintió algo en el bolsillo de su abrigo.

—Vale. —La voz del hombre dijo—: entonces, tendré que molestarte.

El hombre pasó cerca sin fijarse en las dos personas que se ocultaban cerca en la oscuridad, y después subió las escaleras.

Solo entonces Chen Yekai puso su mano abajo. Ninguno de ellos habló, se quedaron quietos dentro de la oscuridad. 

—Damelo Laoshi —dijo Yu Hao.

Chen Yekai tembló constantemente, pero finalmente, él soltó lentamente su agarre y permitió que Yu Hao retirara su mano de su bolsillo, revelando un afilado bisturí en su mano.

A través del bolsillo del abrigo, el bisturí había cortado la mano de Yu Hao, por lo que él estaba sangrando un poco, y había teñido de rojo la esquina de la ropa de Chen Yekai.

—Yu Hao, ¿por qué me encontraste en este momento? —La voz de Chen Yekai era anormalmente apacible—, ¿está esto verdaderamente dictado por el destino? 

Yu Hao susurro—: si eso es lo que tú deseas, entonces puedes creer que ha sido el destino. De acuerdo, está bien ahora, Laoshi. Me encargaré del cuchillo por ahora. No pienses en cualquier otra cosa, olvídate de ello.

Era como si las alusiones dentro del discurso de Chen Yekai, sus mínimas expresiones y movimientos durante los últimos pocos días, se hubieran de repente vuelto a aclarar con lo que había acontecido esta noche.

Yu Hao sostuvo el cuchillo en su agarre y le hizo un gesto a Chen Yekai para que subiera y regresara a su dormitorio. 

Chen Yekai dijo—: sube por una taza de café.

Yu Hao contesto—: hablaremos mañana, tengo sueño. Buenas noches.

Chen Yekai—: buenas noches.

Yu Hao podía ver con claridad la expresión de Chen Yekai en la oscuridad, pero él no sabía que había —hasta cierto punto—  completamente cambiado toda la vida de Chen Yekai.

—¿Dónde has estado?

Yu Hao camino a través del campo con su corazón pesado y fue completamente sorprendido por Zhou Sheng. Inconscientemente desplazó su mano detrás de él. 

Zhou Sheng había bebido bastante alcohol, y estaba de pie tranquilamente debajo del aro de básquetbol.

—Te estoy haciendo una pregunta. —La voz de Zhou Sheng tenía un indicio de impaciencia—, ¡Contéstame! 

Yu Hao dijo—: yo fui a comprar cigarrillos para ti.

—¿Viniste todo el camino hasta acá para comprar cigarrillos? —Evidentemente Zhou Sheng no le creyó.

Yu Hao dijo—: no podía dormir, así que salí para un paseo también. 

Zhou Sheng—: ¿dónde están los cigarrillos?

Yu Hao buscó los cigarrillos y se los pasó a él. Zhou Sheng pronunció un «hei» y mordió uno en su boca mientras él se balanceaba de un lado a otro. Él hizo un gesto de presionar un encendedor, y Yu Hao sacó un encendedor.

Zhou Sheng le dio una mirada de reojo a Yu Hao, y con una sonrisa que no se parecía a una sonrisa, dijo—: enciéndelo para mi ah, ¿por qué estás parado ahí como un idiota?

—Estás borracho. —Yu Hao dijo—: vamos, regresemos primero.

Zhou Sheng se paró enfrente de Yu Hao para bloquearlo. Con un gesto de impotencia Yu Hao encendió su cigarrillo para él. 

Con un ‘clic’ la llama iluminó los rostros de Yu Hao y Zhou Sheng. Cuando Zhou Sheng se acercó sus ojos de repente se ampliaron — él vio la mano de Yu Hao que sostenía el encendedor cubierta de sangre.  

¡Yu Hao……! —El rugido de Zhou Sheng había despertado violentamente a los tres edificios de dormitorios del centro a la mitad de la noche. 

Yu Hao—: ¡No te agites demasiado! 

Zhou Sheng rugió histéricamente—: explícame a mí esto claramente. 

Media hora después, en una habitación estándar de un pequeño hotel fuera de la escuela. 

—¡¿Estás loco?! —Yu Hao finalmente no pudo soportarlo más. Sin importar que, él tenía que vengarse una vez. Estallaría de toda su moderación si se seguía conteniendo de no gritarle a Zhou Sheng. 

—¡Yo realmente no lo sabía! —Zhou Sheng estaba medio sobrio—, ¡cuando te vi la sangre, lo primero que pensé es que tú te habías cortado las muñecas!

Yu Hao—: ¿Hay algo malo conmigo? ¿Por qué demonios me cortaría las muñecas?

Zhou Sheng—: ¿No has sido siempre así? 

Yu Hao—: ¿Desde cuándo?

Yu Hao tomó una almohada y golpeó a Zhou Sheng con ella, pero Zhou Sheng continuó esquivándolo. Al final, él furiosamente arrojó lejos la almohada porque sabía que Zhou Sheng estaba dejándolo ir fácilmente. Después de todo él era alguien que no podría enfrentarse solo a todo un dormitorio. 

—¡No te muevas! —Zhou Sheng ahora estaba más dócil que de costumbre. Estaba de pie en la esquina de otra cama mientras admitía avergonzado—: ¡Estaba equivocado, me equivoque, vale! ¡Sé cuidadoso, tus vendajes podrían caerse!

La palma de la mano de Yu Hao estaba envuelta en vendas, y ahora de hecho deseaba morir. Su teléfono estaba sonando sin parar por el flujo constante de mensajes en ambos grupos de chats de su WeChat y QQ — todos en los dormitorios y su grupo completo habían oído a Zhou Sheng gritar el nombre de Yu Hao como si él lo hubiera perdido en el campo en medio de la noche. 

Fu Linqun le dio una llamada a Yu Hao y le preguntó—: ¿Lo has encontrado?

Yu Hao le contó a Fu Linqun lo que había ocurrido. Entonces él se enteró que Zhou Sheng en un principio estaba borracho. Tras regresar al dormitorio y comprobar que Yu Hao no estaba cerca, él salió otra vez para buscarlo. 

—¿Él fue el que gritó tu nombre justo ahora? —preguntó Fu Linqun.

—Fui yo —dijo Zhou Sheng.

Fu Linqun dijo—: sal de tu ataque de embriaguez, date prisa y vuelve para dormir. ¿Dónde estás? ¿Debo bajar a buscarlos chicos?

—Lo traje afuera para conseguir una habitación —dijo Yu Hao y le hizo señas a Zhou Sheng para que dejara de hablar. Zhou Sheng asintió.

Fu Linqun dijo—: yo de verdad volveré a dormir ahora. —Colgó dejando a Yu Hao y Zhou Sheng mirándose fijamente entre sí sin palabras. Finalmente, Zhou Sheng se levantó y guardó el yodo y las vendas que habían sido utilizadas.Yu Hao dijo—: ¿Las personas no se cortan las muñecas en lugar de las palmas? ¿Por qué no lo intentas una vez para que yo lo vea? 

Zhou Sheng recogió el bisturí  para escudriñarlo cuidadosamente, —es media noche, ¡¿cómo iba a saber donde estaba el corte?! 

Yu Hao sujetó su teléfono con su mano izquierda y deslizó la pantalla para desbloquearlo, y como era de esperar, todo lo que él vio fue [@él]: [Zhou Sheng está llamándote, él te está llamando. Mejor explícame esto claramente…] Yu Hao rugió furiosamente en su corazón ¡lo escuche! ¡No necesito todos sus recordatorios! Luego apagó su teléfono.

Después de que Zhou Sheng termina de empacar, guardó su identificación y se derrumbó en la cama. Él estaba terriblemente agotado. 

Yu hao dijo—: ¿Aun escucharas mi explicación?

Zhou Sheng cubrió su rostro con una almohada, luego extendió un dedo desde debajo de la cobija y señaló la cama de Yu Hao.

—Duerme. —La voz de Zhou Sheng sonaba en cierto modo severa, como si él hubiera retomado su identidad como el General—. Tengo sueño, hablaremos en el sueño.

Esta era la primera vez, después de que el asunto de Shi Ni se concluyó hace cuatro meses que Yu Hao entraba correctamente otra vez al mundo de los sueños por voluntad propia. 

Cuando abrió sus ojos, se halló sentado en el trono en el centro del palacio en su sueño. Él estaba flanqueado por oficiales militares a ambos lados. Con una gran pantalla detrás de él. En lo alto, nubes flotantes y cadenas montañosas — era el Monte Tianqing al que ellos habían subido por la mañana. 

El interior del palacio estaba adornado con materiales dorados, rojos y plateados que exhibían magnificencia y esplendor. Las puertas corredizas pintadas de rojo se abrían deslizándose automáticamente en sucesión, y en la parte exterior del palacio, se revelaban doradas alfombras en cada capa. Yu Hao se miró así mismo y se dio cuenta que su ropa era muy inconsistente con su entorno. No eran de gala, sino que al contrario estaba vestido con un uniforme negro de mayordomo de pies a cabeza. En comparación, Zhou Sheng  estaba adornado con una armadura roja y chapada con un dragón negro y cargaba un escudo en su espalda. Él llevaba una vara de hierro dorada de 7 centímetros de largo en la cintura mientras avanzaba.  

—¡Bienvenido General! —Todos los oficiales militares en ambos lados se arrodillaron en una rodilla al unísono.

Yu Hao—:……

 —¡Eh!, tu decoración interior es bonita y espléndida. —Zhou Sheng sacó un «Álgebra Lineal II» de la estantería de un lado del palacio y lo hojeo—. Aún sigues estudiando en tu sueño.

Yu Hao—: ¿Por qué mis NPCs se arrodillaron ante ti? 

Zhou Sheng—: ¿No pueden ellos adorarme? 

Yu Hao—: eres tan engreído. 

Zhou Sheng—: ¿Quieres pelear?

Yu Hao—: ¿Puedes derrotarme aquí?

Zhou Sheng—: nunca se sabe, ¿vamos a practicar?

Zhou Sheng camino hacia el trono y Yu Hao pensó que este loco Zhou Sheng iba realmente a iniciar una pelea con él. Colocó su puño izquierdo a la derecha de su pecho e hizo un saludo a Yu Hao inclinándose ligeramente, luego hizo un  gesto de «por favor». —Zorrito, ¿vamos a dar un  paseo afuera? 

—¡¿Cómo me parezco a un zorro?! 

Entonces, Yu Hao se levantó y salió del palacio con Zhou Sheng y se dirigieron al techo. La capital en su sueño había cambiado ligeramente en comparación con la última vez que estuvo aquí: «todas las linternas y los fuegos artificiales habían desaparecido, sustituidos por el cálido resplandor del sol, así como las hermosas flores frescas de la primavera». 

El paisaje en su mundo consciente parecía cambiar basado en cómo se sentía en las cuatro estaciones en la realidad. Afuera de los palacios una plataforma que daba hacia las montañas había aparecido inesperadamente. Un puente colgante conducía a las nubes, y ese era el lugar por el que Yu Hao había caminado en el día. 

—Recuerda lo que sucedió —le dijo Zhou Sheng a Yu Hao—, imagina que tienes una pantalla delante de ti, y déjame verla. ¿No te importa?

Una imagen de la memoria fue proyectada delante de Yu Hao y Zhou Sheng, y se mostró desde la perspectiva de Yu Hao — se reprodujo afuera toda la linea del tiempo de lo que Yu Hao había vislumbrado debajo del hueco de las escaleras en la mitad de la noche. 

—Eso es todo —dijo Yu Hao. 

Zhou Sheng permaneció callado por mucho tiempo. Yu Hao le dio una mirada de reojo y preguntó—: ¿Qué debemos hacer?

—¿Qué podemos hacer? —Zhou Sheng murmuró—: Él quería matar a alguien.

Yu Hao dijo—: no me atreví a preguntar, el cuchillo aún sigue en la habitación. ¿Por qué guarda tan enorme rencor contra el profesor Lin? ¿No tienen ellos una relación de Maestro-Alumno?

—Tendrás que preguntarle eso —Zhou Sheng se burló—, ¿Cómo podría saber? 

Yu Hao evaluó a Zhou Sheng con dudas. Zhou Sheng dijo—: este es un sueño, no necesito que me des una mirada tan significativa. 

—¿Tú sabes algo? —preguntó Yu Hao. 

Zhou Sheng reflexiono por un momento. Yu Hao creyó que él lo estaba pensando, pero Zhou Sheng dijo—: mira.

Entonces Yu Hao se dio cuenta que una pantalla se había manifestado delante de Zhou Sheng. La pantalla reprodujo afuera los recuerdos desde la perspectiva de Zhou Sheng de lo que había sucedido en el hospital. 

Delante de Zhou Sheng, apareció un profesor Lin de aspecto violento que estaba escuchando a Zhou Sheng.

 —¿Cuándo fue esto? —Yu Hao pasaba la mayoría de su tiempo con Zhou Sheng, y no recordaba a Li Xun reuniéndose con él.

—En el día que entregamos mi inscripción para la competición de ciclismo. —Zhou Sheng dijo—: yo estaba cuidando a Lian Laoshi en el hospital, y casualmente, vino este tipo. 

Yu Hao lo recordó ahora. Ese día él se había dado cuenta de que Zhou Sheng parecía un poco raro, ¿así que era debido a esto?

—¿Qué pasa? Estudiante Zhou Sheng si tiene alguna dificultad, siéntase libre de hablar sobre ello. 

—Esto…… —Zhou Sheng dijo sinceramente—, ¿por qué no le vendo barato un saco de arena? Tenemos muchos de ellos en nuestro club de boxeo, no le costará mucho comprar uno. ¡No es bueno usar a su esposa como saco de arena para practicar sus golpes a diario, profesor Lin! 

—¿Por que siempre buscas pelea donde quieras que vayas? —dijo Yu Hao con impotencia.

Zhou Sheng dijo sin entusiasmo—: solo hice un poco el intento de preguntarle si él golpeaba a su esposa en casa. 

Yu Hao—: ……

Por cierto solo para aclarar que he decidido cambiar PNJ(Jugador no portable) por su acrónimo en Inglés NPC(Non playable character), por que creo que muchas personas lo conocen así en lugar de sus siglas al español… así que tendré que corregir los capítulos del primer volumen pero creo que eso será cuando termine toda la traducción de la novela…

Anterior | Índice | Siguiente

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s