«Capítulo 03»

«¡No se te permite ser cursi conmigo!».

Al final fue Chen Di quien lo llevó a la planta baja del club.

Desde su infancia hasta ahora, Xu Nian nunca antes había puesto un pie en un café Internet, mucho menos en un club. Aunque había visto a través de otras fuentes como eran los clubs y bares, pero en realidad todo era muy diferente una vez que estaba dentro.

Chen Di lo llevó a la habitación. Parecía como si todos en la habitación estuvieran esperándolos.

Cheng Chen tenía un cigarrillo en su boca y estaba jugueteando con unas cartas. Después de levantar la cabeza y mirar a Xu Nian, dijo ligeramente: 

—Ven aquí.

Había un círculo de mujeres y hombres alrededor de él, y la mayoría de ellos miró a Xu Nian abiertamente de arriba a abajo. 

Él se acercó sumisamente. 

Sentado junto a Qin Fengtian también estaba un hermoso hombre. Xu Nian seguía pensando que le parecía un poco familiar, después de tratar de ubicarlo durante unos instantes, recordó que parecía ser un famoso que era bastante popular, así que no pudo evitar mirarlo un par de veces más.

—¿A quién estás mirando? —El rostro de Cheng Chen estaba helado mientras le preguntaba—, ¿qué haces, arrastrándote así?, date prisa y siéntate aquí.

Xu Nian pensó que la personalidad de esta persona era de hecho un poco extraña y difícil de tratar, pero luego lo pensó desde otra perspectiva y llegó a la conclusión de que el que paga es el jefe, por lo que atender al otro de forma diligente era natural. 

Qin Fengtian observó cómo Xu Nian se sentaba al lado de Cheng Chen, y luego se rio. 

—¿Desde cuándo el jefe Cheng tiene un niño?

Cheng Chen sopló un poco de humo. 

—No es un niño, ya es un estudiante universitario.

Xu Nian se sentó sin moverse ni un centímetro.

Qin Fengtian le preguntó—: ¿Cuántos años tienes? 

Tomando su experiencia anterior, Xu Nian miró a Cheng Chen.

El jefe parecía estar satisfecho con sus acciones, por lo que generosamente dijo:

—Dile al joven maestro Qin.

—Acabo de cumplir dieciocho años —contestó Xu Nian. 

Qin Fengtian hizo un gesto con la mano[1] y se rio.

—Eres muy joven. ¿De qué universidad?

—Universidad B.

Qin Fengtian parpadeó y guardó silencio.

El nombre de la mejor universidad de la capital realmente hacía que la gente guardara silencio. En comparación con su edad, el hecho de que hubiera ingresado a esta universidad y todavía estuviera dispuesto a ser un amante era mucho más impactante.

Qin Fengtian lo pensó por un momento, y finalmente solo pudo decir: 

—Como era de esperar, el carisma del jefe Cheng es muy fuerte.

Cheng Chen no dijo nada mientras distribuía las cartas de póquer, pero sus cejas seguían levantándose un poco[2].

Xu Nian se dio cuenta de esto y sonrió mientras añadía: 

—Realmente admiro al jefe Cheng, y utilicé demasiado esfuerzo para perseguirlo. Por favor, no se ría de mí, joven maestro Qin. 

Qin Fengtian—: …

Cheng Chen tosió y deliberadamente dijo de forma brusca:

—¿Quién te dijo que podías hablar tanto? 

Xu Nian le dedicó una hermosa sonrisa, como si verdaderamente en su corazón lo amara por encima de todo.

La expresion de Cheng Chen era tensa, pero no parecía que estuviera enojado, y en un tono duro él solo dijo:

—¿Qué haces sentándote tan lejos? 

Xu Nian acercó su trasero un poco, y comprendió que ser su simp había dado sus frutos.

Al parecer, Qi Fengtian ya no pudo soportar más a estas dos personas «acarameladas». Chasqueó su lengua, llamó al mesero para pedir más alcohol. Él y Cheng Chen bebieron unos cuantos vasos más, y conversaron sobre cosas que Xu Nian no pudo comprender en absoluto.

En realidad él tenía mucha hambre, después de todo, no había comido nada desde el mediodía. Hasta ahora no había comido nada, y acababa de ducharse. Decir que estaba a punto de desmayarse de hambre no sería demasiado.

Así que para calmar su hambre se puso a comer sin parar de las frutas gratis, Cheng Chen lo miró de repente. 

En ese momento Xu Nian tenía un pequeño tomate cherry en su boca, y lo miraba de forma inocente mientras parpadeaba. 

Parecía que el hombre encontraba desagradable este gesto «similar a un mariquita». En ese momento llamó a un mesero y le ordenó: 

—Trae un tazón de arroz con carne[3]

Xu Nian—: …

 Las cejas de Cheng Chen se fruncieron. 

—¿No quieres comer?

Xu Nian se apresuró a negar con la cabeza y, tras una pausa, dijo con gratitud: 

—Jefe, eres muy grande.

—¡Cállate! —El rostro de Cheng Chen se ensombreció y vociferó severamente—: ¡No se te permite ser cursi conmigo!

Xu Nian—: …

Cuando le entregaron el tazón de arroz con carne, a Xu Nian ya no le importaba en absoluto la cuestión de si era o no cursi, en ese momento lo más cursi a sus ojos era esa carne encima del tazón de arroz.

Mientras se estaba atascando de comida con satisfacción, Cheng Chen y Qin Fengtian habían terminado de hablar de sus negocios, y los hombres y mujeres de alrededor empezaron a animarse.

A diferencia de lo que Xu Nian pensaba en un principio,  las personas en la habitación estaban todas en pareja. Aunque no estaba seguro de si eran realmente parejas o solo lo aparentaban, al menos parecía que sus relaciones eran bastante buenas.

Esa famosa celebridad masculina estaba incluso sentado en el regazo del joven maestro Qin y lo estaba alimentado dulcemente con frutas.

Xu Nian sostenía el tazón en sus manos, e inconscientemente miró hacia Cheng Chen. Vio que su jefe también estaba mirando a la pareja, y su expresión era tan fija que era difícil distinguir si estaba lleno de disgusto o de envidia.

Por un momento Xu Nian lo reflexionó, y después se acercó audazmente al oído de Cheng Chen y le dijo:

—Jefe, permítame sentarme en su regazo. 

Cheng Chen—: … 

Xu Nian le ayudó a analizar la situación. 

—Mire a los demás, están todos acaramelados. Quiere mantener la cara, ¿verdad? Tiene que asegurarse de que todos sepan lo mucho que lo ama el amante que mantiene, ¿cierto?

Entonces, Cheng Chen pareció dudar.

Xu Nian dijo un rápido «lo siento, jefe», y luego se levantó para sentarse en el muslo de Cheng Chen. 

Los músculos de la pierna de su benefactor se contrajeron notablemente.

Él no se lo tomó en serio, se desplazó hasta que estuvo en una posición más confortable y allí permaneció dócilmente. Después, volvió a levantar su tazón de arroz con carne y se dispuso a terminar de comer el resto. De repente, pareció como si se le hubiera ocurrido algo y preguntó con vacilación: 

—¿Qué tal si le doy de comer?

Cheng Chen respiró profundamente. Le palpitó la sien izquierda y con sus dientes apretados le rugió:

—¡No se te permite coquetear de forma inapropiada conmigo! ¡Maldito homo[4]!

◈Notas de traducción: 
[1]抚掌: manos levantadas al aire, bueno aqui tengo la imagen mentalmente pero no sé cómo colocarlo en palabras… es como una reacción entre divertida y burlona más o menos así, levantando las manos las manos mientras se ríe.
[2]Es parte de una expresión «扬眉吐气» donde básicamente significa que el otro se siente bien y orgulloso/pretencioso.
[3]Tazón de arroz con carne o donburi de carne.

[4]Maldito Homo: Aquí esta palabra se repite, esto sería más «gay» que «homo»  ya que en su idioma no tiene las mismas connotaciones culturales. Así que aquí el primer traductor se olvidó de tener en cuenta la diferencia, pero se eligió en base a que se adapta mejor al contexto «maldito homo» que «maldito —hombre— gay».

Anterior | Índice | Siguiente

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s