«Capítulo 7»

«Cuando está feliz no puede evitar agitar su pierna».

Incluso después de haber pasado bastante tiempo, Cheng Chen aún seguía pensando en ese par de dientecitos.

Reprodujo de forma meticulosa ese recuerdo, y descubrió que nunca había visto a ningún hombre sonreír de manera tan hermosa.

Cuando se dio cuenta de lo que estaba pensando, su rostro se tornó de nueva cuenta un poco caliente.

«¡Sonriendo de forma tan atractiva, debe estar pensando en seducirme!», pensó Cheng Chen.

Entonces, en su mente no pudo evitar volver a maldecir: «¡Maldito homo![1]».

Xu Nian ya se había sentado junto a la mesa, y cuando vio a su Jefe fulminandolo con la mirada, se quedó un poco desconcertado.

—(?)

Cheng Chen volteo su rostro resoplando un «hmmp».

Xu Nian—: …

Los amigos de Cheng Chen eran una pareja de ancianos. Su casa tenía un aura muy culta y el diseño interior se inclinaba completamente hacia lo literario.

Él nunca pensó que tuviera ese tipo de amigos. Cuando los saludaron amablemente y lo invitaron a sentarse, se sintió un poco avergonzado.

—Tú debes ser Xiao Nian, ¿cierto? —Zhong Sheng ya tenía casi 60 años, por lo que a esa edad básicamente consideraba a Xu Nian como un nieto.

El viejo profesor era de mente mucho más abierta que algunas personas jóvenes, por lo que aunque había sido una vez maestro de Cheng Chen, no comentó mucho en cuanto al cambio repentino de orientación sexual de su alumno.

Por el contrario, fue Xu Nian quien no estaba seguro de cómo lo había presentado el hombre, no sabía que hacer, excepto sonreír sumisamente de forma educada.

Por otro lado, a Cheng Chen no le importaba. Su actitud y su postura eran evidentemente mucho más relajadas que lo habitual; con sus piernas separadas sobre la silla, las mangas de su camisa de botones estaban arremangadas hasta los antebrazos, y su habitual cabello peinado con gel también estaba despeinado, el cuál le dio un aire de vaga sensualidad.

Solo que su expresión seguía siendo muy terrible. Xu Nian había pensado que delante de su antiguo profesor se controlaría un poco, pero al final, aún parecía como si el mundo le debiera un millón de dólares o algo así.

La esposa del profesor dijo riendo a Xu Nian: 

—Oh él, su temperamento siempre ha sido así. No sé quién puede aguantarlo.

Xu Nian sonrió ligeramente, y luego dijo sinceramente:

—Pero, me gusta su tipo.

«…Especialmente cuando me da dinero».

Cheng Chen movió un poco sus orejas. Ladeó su cabeza y le lanzó una mirada a Xu Nian. El contrario sonrió tan ampliamente, volviendo a mostrar su pequeños colmillos. Cheng Chen chasqueó la lengua fingiendo una apariencia infeliz, pero su pierna no podía dejar de temblar.

—Cuando está feliz no puede evitar agitar su pierna —La esposa del profesor continuó exponiendo a Cheng Chen—, en la superficie es irascible, pero por dentro está que no cabe de alegría.

—… —Inmediatamente Cheng Chen dejó de agitar su pierna.

Xu Nian realmente estaba resistiendo el impulso de reírse, tanto que le dolían las costillas, aún así no podía dejar que lo notara. Solo podía extender su mano y frotar suavemente la pierna de Cheng Chen envuelta en el pantalón del traje.

Instintivamente el hombre quiso esquivarlo, pero luego pensó en la pareja sentada frente a ellos y con pura fuerza de voluntad lo soportó.

Los músculos de su muslo bajo la palma de Xu Nian estaban rígidos y calientes. Miró fijamente el rostro de Cheng Chen con los ojos llenos de amor y una firme intensidad. Y luego con una dulce sonrisa dijo:

—¿De qué te avergüenzas? ¿Tienes algo más que yo no sepa?

Cheng Chen respiró profundo, y prácticamente estaba rechinando los dientes mientras decía:

—¿Cómo es eso posible? Después de todo, bebé, tú eres el que mejor me conoce, de la cabeza a los pies, por dentro y por fuera.

Notas de traducción:

[1]Maldito gay: la traducción aquí es correcta, aunque hay que señalar que la frase en chino suena mucho mejor y es más aceptable; en capítulos anteriores ya se había hablado un poco del significado de esta frase y la diferente los idiomas.

Nt: Hay que admitir que CC está medio pend*jo, y no lo dice con malicia, por el momento no podemos hacer nada solo esperar que se abofetee solo jajaja y se le va a quitar….

Atte. Kuchiki Risa

Anterior | Índice | Siguiente

Un comentario sobre “«Capítulo 7»

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s